Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Enero/Febrero 2011Nº 46
Mente, cerebro y sociedad

Diagnóstico precoz de la esquizofrenia

Las experiencias subjetivas anormales y las deficiencias cognitivas contribuyen a la identificación precoz de la enfermedad.
Menear
Uno de los problemas en el tratamiento de pacientes con esquizofrenia es la falta de conciencia de su propia enfermedad. Una vez que la psicopatología se pone en marcha, actúa como un ladrón de guante blanco: despoja al afectado de su identidad, quien rara vez es consciente de ello.
Si queremos avanzar en el tratamiento de la esquizofrenia es necesario identificar a los pacientes antes de que este «robo» tenga lugar. En los últimos años se han producido importantes progresos en las fases previas al desencadenamiento de la enfermedad. Cabe destacar programas como el Portland Identification and Early Referral Program (PIER), en Estados Unidos, o el Programa de Intervención Precoz en la Esquizofrenia (PIPE), en España. No obstante, para que dichos programas resulten eficaces se requiere de instrumentos de detección precoz más precisos que los actuales.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados