La moral de los animales

La forma de acatar las normas de los cánidos cuando juegan revela similitudes con la moralidad humana.
© ISTOCKPHOTO / Bobbi Gathings
Todos los dueños de un perro saben que su mascota es capaz de aprender las normas de la casa; si infringe una de ellas, la postración del animal suele despertar la suficiente benevolencia para asegurarse el perdón con rapidez. Mas pocas personas se han detenido a pensar por qué los canes presentan un sentido tan agudo del bien y del mal. Los chimpancés y otros primates no humanos son, por lo general, el centro de atención de los investigadores, ya que al buscar en nuestros parientes más próximos rasgos similares a los nuestros, descubren en ellos pruebas de un instinto de justicia. Nuestro trabajo revela, sin embargo, que las sociedades de cánidos salvajes pueden ser un equivalente aún mejor de los grupos de homínidos primitivos; cuando estudiamos los perros, los lobos y los coyotes hallamos comportamientos que apuntan a las raíces de la moralidad humana.
La moralidad, tal como la definimos en el libro Wild Justice («Justicia salvaje»), constituye una serie de conductas con respecto al prójimo y relacionadas entre sí, que cultiva y regula las interacciones sociales. Tales conductas, que incluyen el altruismo, la tolerancia, el perdón, la reciprocidad y la justicia, son claramente visibles en la forma igualitaria con la que los lobos y los coyotes juegan unos con otros. Los cánidos se rigen por un código estricto de conducta cuando juegan; este enseña a los cachorros las normas del compromiso social que permiten el progreso de sus sociedades. El juego también crea relaciones de confianza entre los miembros de una manada, lo que posibilita la división de las tareas, las jerarquías de dominancia, la cooperación en la caza y la cría de los cachorros, además de la defensa de los alimentos y el territorio. Ya que esa organización social guarda una gran semejanza con la de los humanos primitivos (tal como los antropólogos y otros expertos interpretan que existió), el estudio del juego entre los cánidos puede ofrecer una visión del código moral que permitió crecer y prosperar a nuestras sociedades ancestrales.

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.