Nacidos para endeudarse

Un estudio demuestra la influencia de un gen específico en el endeudamiento por tarjeta de crédito.
© istockphoto / KEXINO
Al plantearnos por qué algunas personas no pueden evitar vivir por encima de sus posibilidades, solemos argumentar con factores como las altas tasas de interés o los gastos irresponsables. Los investigadores, sin embargo, han descubierto ahora otro posible culpable para añadir a la lista: un gen vinculado a las deudas contraídas con tarjetas de crédito.
Si bien trabajos anteriores ya describieron que la genética desempeña un papel importante en nuestra forma de usar el dinero, el reciente estudio es el primero en probar, fuera del laboratorio, que existe un gen particular que afecta al comportamiento económico. Un grupo de investigadores de la Universidad de California en San Diego y de la Escuela de Economía de Londres han revisado los datos genéticos y los cuestionarios de más de 2000jóvenes con edades comprendidas entre los 18 y los 26 años y participantes del Estudio Longitudinal Nacional de Salud Adolescente. En concreto, evaluaron las respuestas de estos jóvenes en relación a si tenían o no alguna deuda de tarjeta de crédito; también analizaron su versión del gen MAO-A.
La monoaminooxidasa A (MAO-A) es una enzima que fragmenta los neurotransmisores (sustancias químicas que transmiten señales) en el cerebro. Estudios anteriores habían mostrado un vínculo entre la impulsividad y las versiones de baja eficacia del gen MAO-A, es decir, las variantes que hacen que las células del cerebro produzcan menos MAO-A.
En este nuevo estudio, los investigadores descubrieron que las personas con un gen MAO-A de baja eficacia y un gen MAO-A de alta eficacia afirmaron que tenían una deuda de tarjeta de crédito un 7,8 por ciento más a menudo que los sujetos con dos versiones de alta eficacia de dicho gen, incluso cuando se tuvieron en cuenta factores como la educación o el nivel socioeconómico. En los probandos con dos versiones de baja eficacia del gen en cuestión, la cifra subía al 15,9 por ciento.
Las grandes diferencias en­tre los grupos sorprendió a los investigadores. «El efecto es casi igual que en el caso de la alfabetización económica», afirma Jan-Emmanuel de Neve, uno de los autores del estudio, en relación a la capacidad de comprender información económica complicada.
De Neve advierte, sin embargo, que la versión del gen MAO-A no determina si una persona está o no endeudada; el gen influye en los números rojos de la tarjeta de crédito de la misma forma que, por ejemplo, existen genes que desempeñan un papel en el cáncer de mama: una versión particular del gen puede aumentar el riesgo, pero existen otros muchos factores genéticos y ambientales que son asimismo importantes.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.