Prevenir la tartamudez infantil

El tartamudeo constituye un trastorno complejo con componentes genéticos, orgánicos y ambientales implicados. Es importante considerar todos estos factores.
Cortesía de Alicia Fernández-Zúñiga
La madre de Pablo llama preocupada a la consulta. Desde hace un mes, su hijo de 3 años repite las sílabas y se bloquea al hablar. Cuando se atasca, ella intenta ayudarle diciéndole que no se ponga nervioso, que hable tranquilo. Sin embargo, no parece servir de ayuda al pequeño. Al principio, la madre se preocupó, pero como al cabo de una semana su hijo dejó de tartamudear, bajó la guardia. No obstante, según comenta ahora, hace unos días que el niño ha vuelto a bloquearse al tratar de expresarse, realiza gestos de esfuerzo e incluso deja de hablar. La madre se muestra angustiada. No sabe cómo aliviar al pequeño.
El problema de fluidez en el habla o tartamudeo es frecuente en los niños entre los 2 y 5 años de edad, en especial cuando empiezan a formar frases largas y su lenguaje se complica. En dicha etapa vital aprenden las habilidades complejas y necesarias para organizar el lenguaje y utilizarlo de forma adecuada en las situaciones sociales. En este contexto, los errores más usuales suelen deberse a no recordar la palabra para denominar un objeto o concepto concreto, no dominar la coordinación del habla o en sentir inseguridad ante el interlocutor.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.