Refuerzo del recuerdo con multimedios

Un vídeo antes de acostarse o una grabación sonora oída durante el sueño pueden reforzar el aprendizaje.

Mente y cerebro / ALBERT MARIN GARAU

Escuche y aprenda
La hipnopedia —enseñanza mientras el sujeto duerme— ha sido una constante de la ciencia-ficción, pero tiene mucho más de deseo que de realidad. Según un nuevo estudio, la idea tal vez no sea tan implausible. Lo que oímos durante el sueño puede reforzar el recuerdo de información aprendida durante la vigilia.

Investigadores de la Universidad Northwestern enseñaron a 12 probandos a asociar 50 imágenes con determinadas posiciones de la pantalla de un ordenador. Los probandos, al ir viendo cada imagen, oían también un sonido acorde; por ejemplo, si se les mostraba un gato, oían un maullido. Acto seguido, los probandos hubieron de sestear entre 60 y 80 minutos.

Mientras se encontraban en el sueño de ondas lentas (una fase de sueño profundo, definida en el cerebro por oscilaciones eléctricas de baja frecuencia), los investigadores reprodujeron los sonidos asociados a 25 de las imágenes que habían sido estudiadas.

Al despertar, se les pidió a los probandos que ubicasen en la pantalla las imágenes que inicialmente se les habían presentado: la proporción de aciertos fue mucho mayor en aquellas cuyo sonido asociado oyeron durante la siesta. Los probandos dijeron no haber oído nada mientras dormían, y cuando se les pidió que adivinaran qué sonidos pudieron haber oído, fallaron y acertaron en iguales proporciones.

«Desde luego, fue una sorpresa», dice Ken Paller, uno de los coautores, director del programa de neurociencia cognitiva en la Northwestern, pues no se esperaban resultados tan claros. Aunque de investigaciones anteriores se infería que el sueño, por sí solo, puede facilitar la consolidación de recuerdos, este estudio es el primero en demostrar que los apuntes sonoros pueden reforzar recuerdos espaciales concretos. Paller y sus colegas van a explorar ahora la duración de estos efectos y si los apuntes auditivos pueden reforzar también recuerdos de otros tipos. Hasta entonces, no se lo piense, y reproduzca esas cintas de idiomas mientras está en la cama. Daño no le hará.

Una película y una cabezada
Admitido: a la perfección se llega por la práctica. ¿Servirá de algo limitarse a mirar? Sí, si se duerme inmediatamente después, según un estudio del Instituto Holandés de Neurociencias. Ysbrand Van der Werf y sus colegas han rastreado hasta qué punto lograban sus probandos tamborilear con los dedos una secuencia concreta, sin ninguna práctica previa. La visión de un vídeo de la tarea solo producía que los primeros intentos fueran más rápidos y acertados cuando los participantes, previamente a la prueba, dormían antes de transcurridas 12 horas de la visión del vídeo. Este hallazgo no solo apunta a una vía prometedora de refuerzo de la práctica al aprender una nueva destreza física, sino que podría facilitar la recuperación de destrezas tras ciertas lesiones, como las de un infarto cerebral.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.