Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

ELIZABETH DI LULLO; CORTESÍA DE JOSEPH CAPUTO, CELL PRESS

Ningún investigador duda ya del papel principal que desempeña el virus del Zika en el incremento de malformaciones cerebrales registradas en recién nacidos de Sudamérica. Sin embargo, todavía se desconoce con exactitud cómo la infección daña el feto de una embarazada.

Científicos dirigidos por Tomasz Nowakowski, de la Universidad de California en San Francisco, han descubierto que el zika bloquea un receptor importante para la división celular a través de la infección de células neuronales madre determinadas. Ello provoca típicas malformaciones: microcefalia, disminución de los pliegues cerebrales y lesiones oculares.

Para su estudio, los neurocientíficos simularon el desarrollo cerebral temprano mediante minúsculos órganos similares al cerebro y cultivados a partir de células madre humanas: los organoides. El estadio del que aparece en la imagen corresponde a la duodécima semana de gestación. Solo en esa fase se hallan activas las células gliales radiales (rojo), las cuales se encargan de crear neuronas inmaduras a través de la migración. Estas se desarrollan durante su migración desde dentro hacia fuera y forman la corteza cerebral (turquesa). El lugar donde ataca el virus es el receptor AXL (verde).

Por ahora, esta información no permite desarrollar un tratamiento contra el zika. Si se bloqueasen los receptores AXL mediante anticuerpos, se prevendría la infección cerebral, pero también se paralizaría la división celular de la glía radial, lo que conduciría a las mismas malformaciones.

Fuente: «Expression analysis highlights AXL as a candidate Zika virus entry receptor in neural stem cells». T. J. Nowakowski et al. en Stem Cell, vol. 18, págs. 591-596, 2016.

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.