Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Marzo/Abril 2017Nº 83
Encefaloscopio

Neuroeconomía

Gratuito

La pobreza afecta la capacidad cognitiva

Las personas que han vivido una situación económica desfavorable durante un tiempo prolongado obtienen peores resultados en las pruebas de cognición.

Menear

Una persona que ha vivido en una situación de pobreza durante mucho tiempo obtiene, de promedio, peor puntuación en algunas tareas cognitivas que otra que nunca ha atravesado problemas económicos. A esta conclusión han llegado investigadores dirigidos por Adina Zeki Al Hazzouri, de la Universidad de Miami, tras analizar los datos de casi 3400 estadounidenses que desde 1980 participan en un estudio longitudinal sobre las enfermedades cardíacas.

Los investigadores compararon los resultados de pruebas cognitivas del año 2010 con datos sobre la situación económica de los participantes. Hallaron una relación entre la pobreza sostenida y la velocidad con la que resolvían determinadas tareas. También confirmaron que los participantes que habían experimentado un empeoramiento en su situación económica durante el estudio obtuvieron, de media, una puntuación más baja en factores como el control de la impulsividad y la memoria operativa.

En comparación con estudios anteriores, este análisis presenta la ventaja de que evalúa la renta de los sujetos no solo en el momento del estudio, sino también durante las últimas tres décadas. Asimismo, los resultados reflejan el efecto acumulativo de la pobreza sostenida en el tiempo, apunta la autora.

Por otra parte, el equipo constató este efecto en personas con formación superior y bagaje académico, motivo por el cual los investigadores consideran que la causalidad inversa (peores resultados en las pruebas conducen a la pobreza) resulta improbable.

Fuente: American Journal of Preventive Medicine, dx.doi.org/10.1016/j.amepre.2016.08.009, 2016

Puede conseguir el artículo en: