Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2017
Neurología

Prevención de lesiones cerebrales en los bebés

Se están ensayando nuevas terapias que podrían salvar a millares de neonatos.

ISTOCK / LEMONADELUCY

Neurocientíficos y médicos han emprendido la que esperan sea una revolución en los tratamientos para prevenir lesiones cerebrales en neonatos.

La interrupción del flujo de sangre y oxígeno al cerebro causa la muerte de 800.000 bebés al año, poco después de su nacimiento. Y millares más sufren lesiones cerebrales que les provocan discapacidades físicas o mentales de larga duración, como la parálisis cerebral. Los médicos disponen de escasos recursos para evitarlas. Sin embargo son optimistas, pues confían en que ciertos ensayos clínicos en curso cambien la situación.

En la década de los noventa, los neurocientíficos comprendieron que algunas lesiones cerebrales podían repararse. Este descubrimiento provocó una oleada de investigaciones básicas, que actualmente empiezan a dar su fruto en la práctica clínica.

En enero de este año, ha empezado un estudio estadounidense cuyo objetivo es comprobar si la hormona eritropoyetina (EPO) en combinación con hipotermia, en la que los bebés son enfriados hasta 33,5 oC, permite evitar lesiones cerebrales horas después del alumbramiento. Dicho tratamiento está siendo ensayado ya en Australia. Médicos de varios países, entre ellos, Estados Unidos, China y Suiza, están ensayando la EPO en prematuros, así como otros tratamientos como la melatonina, el xenón, el argón, el magnesio, el alopurinol y la sangre del cordón umbilical en bebés nacidos a término.

«Para nosotros, el mundo ha cambiado totalmente», afirma la neuróloga Janet Soul, del Hospital Infantil de Boston.

La hipotermia terapéutica fue el primer éxito. Los ensayos clínicos del pasado decenio han demostrado que reduce en torno al 60 por ciento el riesgo de muerte o trastornos graves en el desarrollo cerebral. Actualmente, en los países desarrollados, la hipotermia es un tratamiento típico para niños cuyo cerebro haya sufrido carencias de sangre y oxígeno durante el parto.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.