Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

ISTOCK / MIXMIKE

No existe ningún otro momento en la vida en el que la popularidad y las amistades nos obsesionen tanto como durante la adolescencia. Pero en esta etapa también somos especialmente vulnerables al estrés y a las psicopatologías. Explicar a los adolescentes que su carácter todavía es moldeable puede ayudarles a estar preparados para afrontar situaciones sociales, según han constatado investigadores dirigidos por David Yeager, de la Universidad de Texas en Austin.

Yeager y su equipo pidieron a 60 jóvenes de entre 14 y 17 años que expusieran, en una breve charla, sus aficiones. También les pidieron que resolvieran unos ejercicios de cálculo mental. Previamente, a una parte de los probandos se les explicó que su personalidad podía cambiar a lo largo de la vida, sobre todo las características relacionadas con el comportamiento social. Constataron que los jóvenes que habían interiorizado esa lección se mostraban más relajados durante su presentación y cuando resolvían los ejercicios matemáticos. Asimismo, su organismo produjo menos cortisol (hormona del estrés) mientras realizaban esas tareas, según delataban las muestras de su saliva.

Por otra parte, los investigadores solicitaron a 205 alumnos de secundaria que anotaran en un diario las situaciones estresantes que experimentaban a lo largo del curso escolar. De nuevo se informó a una parte de los probandos acerca de su potencial para cambiar los rasgos sociales relevantes. También tomaron muestras de saliva. Los adolescentes previamente informados manejaban mejor la incertidumbre social y mejoraban su calificación media a final del curso.

En un futuro, este tipo de enseñanzas podría ayudar a prevenir el estrés y los estados depresivos en los adolescentes, señala Yeager. El equipo prevé investigar la posibilidad de integrar estas intervenciones psicológicas en el programa inicial de curso de los centros de secundaria.

Fuente: Psychological Science, dx.doi.org/10.1177/0956797616649604, 2016

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.