Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

«Todos podemos trabajar un mejor equilibrio interior»

Con frecuencia se considera que las personas altamente sensibles son susceptibles hasta la exageración. Elke Van Hoof, psicóloga experta en este terreno, explica que dicho rasgo puede aportar ventajas.

Elke Van Hoof es profesora de psicología clínica y de salud en la Universidad Libre de Bruselas. También dirige una consulta de orientación y asesoramiento personal. En el ámbito de la investigación, se interesa sobre todo por el síndrome de agotamiento crónico, el estrés y el síndrome de desgaste profesional, así como por el manejo de los factores estresantes. Es en este terreno donde se ha tropezado de manera repetida con personas extremadamente vulnerables, circunstancia que la ha llevado a especializarse en la alta sensibilidad. En 2015 realizó, junto con otros investigadores, un estudio a largo plazo en el que encuestaron a más de un millar de personas sobre la alta sensibilidad. En la actualidad trabaja en la elaboración de un cuestionario para diagnosticar este rasgo de personalidad con el fin de distinguirlo de psicopatologías como el autismo, los trastornos de personalidad y el trastorno por déficit de atención e hiperactividad. [LIEVEN VAN ASSCHE]

Muchas personas relacionan la alta sensibilidad con individuos muy vulnerables a los que hay que tratar con guantes de seda si se quiere evitar un drama emocional. ¿Coincide esta imagen con los resultados de sus investigaciones?

No. Lo que usted acaba de describir podría definirse como emocionalidad excesiva. Eso tiene poco que ver con la alta sensibilidad. Mis colegas y yo entendemos por alta sensibilidad una capacidad de reacción neuronal diferente. El cerebro de las personas altamente sensibles trabaja de modo distinto. Todos los comportamientos típicos que se conocen de estos individuos, entre ellos, que con frecuencia deben retirarse debido a una sobreestimulación o que son menos resistentes psíquicamente, no conforman, en absoluto, la parte esencial de esta característica. Son, más bien, posibles consecuencias de sus particularidades neurobiológicas. Y no aparecen en cada individuo. Algunos sujetos son altamente sensibles pero no tienen ningún problema con la emocionalidad excesiva, según acabamos de confirmar en un nuevo estudio.

¿En qué se distingue un cerebro altamente sensible?

Procesa la información de un modo más profundo e intenso. Los escáneres cerebrales realizados en sujetos mientras llevan a cabo tareas visuales lo revelan. En nuestros experimentos, los participantes debían reconocer diferencias sutiles entre dibujos muy parecidos. En los probandos altamente sensibles se activaban más regiones cerebrales que en los menos sensibles. También hemos observado esta característica en animales, entre ellos, monos, ratas y peces. Llama la atención que algunos individuos actúan con mucha prudencia. Si se tiende una trampa, hay animales que caen de inmediato y son cazados. Algunos, por el contrario, resultan difíciles de atrapar porque, primero, esperan y observan. Esta manera prudente de actuar es típica de las personas con alta sensibilidad. No es cierto que su cerebro trabaje particularmente deprisa. Más bien pensamos que estas personas acumulan todas las impresiones y las procesan antes de actuar.

Una característica positiva y útil.

Sí. Hasta cierto punto parece que las personas con alta sensibilidad obtienen un mayor provecho de la información que tienen a su alcance. Perciben con mayor precisión los ruidos, olores o tactos. Obviamente, eso puede ser una gran ventaja.

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

También te puede interesar

Revistas relacionadas

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.