La agorafobia

Uno de los trastornos de ansiedad más frecuentes es el miedo a los lugares donde no se puede recibir ayuda, por temor a sufrir una crisis de pánico. El paciente limita su movilidad a sitios considerados seguros.
© iStockphoto
"Mi mujer lleva más de medio año sin apenas salir de casa. Antes hacía una vida normal, trabajaba en la empresa familiar, estaba pendiente de nuestros hijos, quedábamos a cenar con amigos... Ahora no quiere ir a ningún sitio. Cuando le insisto mucho para que salga un rato, se pone muy nerviosa y no es capaz. Parece que sólo se sienta segura en casa. Estamos desesperados." En la primera entrevista, Vicente, un fabricante de 46 años, relataba así el caso de su esposa, que fue diagnosticada de agorafobia. Tras unos meses de terapia mejoró bastante. Es uno de los casos que se diagnostican y se tratan diariamente en las clínicas psicológicas.
El Manual Diagnóstico de los Trastornos Mentales (DSM-IV-TR), editado por la Asociación Americana de Psiquiatría y convertido en canónico del diagnóstico clínico, define la agorafobia como el miedo a estar en lugares o situaciones de los que puede ser difícil o embarazoso escapar, o en los que puede no disponerse de ayuda en el caso de sufrir un ataque de pánico. Un ataque de pánico (o crisis de ansiedad) se caracteriza por un aumento de la frecuencia y presión sanguínea (taquicardia), respiración agitada, sudor, sensación de ahogo, mareo, temblores y despersonalización.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.