Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2009
Neurociencia

Mentes excepcionales

¿En qué estriba la diferencia entre el cerebro del genio y el del sujeto común? Durante mucho tiempo la investigación ha venido dando palos de ciego. Por fin comienza a descorrerse el velo que ocultaba el encéfalo de la persona brillante.

© fotolia / DRAGAN TRIFUNOVIC

¿Qué tienen en común el matemático Carl Friedrich Gauss (1777-1855), el filósofo John Stuart Mill (1806-1873) y el pianista Lang Lang (1982-)? Todos ellos —al igual que Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791)— llamaron la atención desde su infancia por una inteligencia extraordinaria. Eran superdotados. Poseían una capacidad de rendimiento muy superior a la media propia de su edad.

¿Qué distingue a un superdotado de un sujeto normal? La cuestión tardó mucho en suscitar el interés de los neurólogos. Pese al camino avanzado, a lo largo de los últimos 150 años, en el conocimiento de las relaciones entre las capacidades cognitivas y los procesos cerebrales, no es menos cierto que esos conocimientos proceden sobre todo de investigaciones realizadas sobre deficiencias funcionales, subsecuentes a lesiones encefálicas. La investigación de funciones psíquicas intactas con cerebros sanos sigue constituyendo un reto para la ciencia.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.