Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2005
Sociología

Inmigración y rechazo social

La inmigración, un fenómeno universal, puede convertirse bajo ciertas circunstancias en exclusión social, con las tensiones consiguientes para la sociedad de acogida y para el propio grupo inmigrante.
La inmigración, lejos de constituir un fenómeno aislado, forma parte de los cambios sociales y económicos que se están produciendo en el mundo. En España, donde se registra un crecimiento exponencial, se percibe como un problema público de gran magnitud sólo comparable con el terrorismo y el paro. Uno de los cambios llamativos radica en quiénes emigran. Así Europa, fuente tradicional de emigrantes hacia el continente americano y hacia Australia, se ha convertido de unos años a esta parte en destino preferente de los movimientos migratorios. La inmigración hunde sus raíces en la realidad económica del punto de origen y del punto de destino. En una nación con una tasa alta de paro no cabe esperar ningún aluvión de inmigrantes. Pero la economía no constituye el único factor.
Hasta los años setenta del siglo xx, España fue una nación emisora de emigrantes, primero a América del Sur y luego a Europa central. En una clara inversión del fenómeno, durante el año 2003 había en nuestro país 1.647.011 extranjeros con permiso de residencia, según el Anuario Estadístico de Extranjería. De ellos, el 24,68% eran del Espacio Económico Europeo, el 9,36% europeos no comunitarios, el 26,29% africanos, el 31,26% iberoamericanos, el 7,38% asiáticos, el 0,98% norteamericanos y el 0,06 procedentes de Oceanía. Antes que España se habían convertido en receptores netos Inglaterra, Alemania, Italia y Suiza, entre otros.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.