El imperativo filosófico de Darwin

En torno a las raíces históricas de la separación de la fe y el saber.
En el siglo xix, un estudiante apenas conocía la angustia de tener que elegir asignaturas: estudiaba en la facultad de Derecho, en la de Filosofía y Teología o en la de Medicina de su universidad; tras un fin de carrera fructuoso, uno se convertía en abogado, párroco o médico. Para continuar la tradición familiar, Charles Darwin (1809-1882), hijo de médico, fue a cursar por orden de su padre medicina a Edimburgo en 1825. En el cuarto semestre, al asistir a una operación que, como era habitual en la época, se llevó a cabo sin anestesia, el joven muchacho abandonó horrorizado y a todo correr la sala. Con el impacto todavía en el cuerpo, decidió interrumpir definitivamente sus estudios de medicina para, a cambio, estudiar teología en Cambridge. Allí impartía clases el profesor de botánica Johns Stevens Henslow (1796-1861), quien impresionó de grata manera a Darwin. Henslow era naturalista y teólogo, además de ocupar un alto cargo eclesiástico en la iglesia anglicana.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Artículo incluido en

Homo religiosus

    • Michael Blume

El debate todavía vigente sobre ciencia y religión gira de nuevo: los investigadores indagan ahora las raíces biológicas de la fe. Múltiples datos revelan la espiritualidad y la religiosidad como productos "beneficiosos" de la evolución.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.