Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Rehabilitación neuropsicológica del daño cerebral

Los avances actuales en la rehabilitación neuropsicológica permiten que los pacientes con daño cerebral puedan recuperarse de trastornos de memoria, lenguaje, práxicos o emocionales subsecuentes a la lesión orgánica.

jeff zelevansky Getty Images

En síntesis

La aparición de trastornos cognitivos, emocionales o motores es habitual tras sufrir un daño cerebral grave. Hoy es posible la rehabilitación con éxito de los pacientes que sufren estos trastornos.

Los programas de rehabilitación neuropsicológica restablecen, crean o recomponen las estructuras neurofisiológicas de las funciones psíquicas (memoria, lenguaje, capacidad ejecutiva, imaginación u otras) deterioradas a través de los circuitos cerebrales conservados y el entrenamiento neuropsicológico sistemático y programado.

El cerebro humano es plástico y elástico; tiene una gran capacidad de reorganización y de recuperación si se aplican programas específicos de rehabilitación por neuropsicólogos expertos.

La rehabilitación neuropsicológica es una disciplina que ha experimentado grandes cambios y progresos en las últimas décadas hasta convertirse en un instrumento imprescindible en los programas de rehabilitación de pacientes neurológicos y neuropsiquiátricos. La rehabilitación establece programas de tratamiento para la recuperación de las ­funciones intelectuales, cognitivas, emocionales, comportamentales, motoras, vocacionales, ejecutivas y sociales del individuo que ha sufrido daño neurológico o una lesión cerebral (traumatismo craneoencefálico, trastorno cerebrovascular, ictus, demencias, tumor cerebral, etcétera).

Una lesión cerebral tiene como consecuencia cambios en la organización cortical y subcortical, al alterar la composición de las redes cerebrales funcionales y las relaciones entre zonas intactas del cerebro conectadas con las dañadas. Los mecanismos de producción de secuelas conductuales funcionales tras el daño cerebral son variados. Se acepta que la fase aguda se caracteriza por un exceso de activación neuronal, mientras que durante la fase postaguda se produce una depresión o hipoactividad funcional de la actividad neuronal normal.

La alteración neuronal durante la primera fase debe ser controlada con las medidas médicas hospitalarias y farmacológicas oportunas. La rehabilitación neuropsicológica se halla estrechamente ligada a la resolución de estas alteraciones del funcionamiento normal neuronal, que comienzan durante la fase aguda.

 

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.