Demencia por cuerpos de Lewy

Tras el alzhéimer, la demencia por cuerpos de Lewy es la segunda forma de alteración cognitiva irreversible más frecuente en las personas mayores; sin embargo, apenas se la conoce. Entre los síntomas característicos destacan los problemas de memoria y las alucinaciones.

NEUFFER-DESIGN

En síntesis

En la demencia por cuerpos de Lewy (DCL), el segundo trastorno neurodegenerativo más común en edades avanzadas, se forman en el interior de las neuronas acumulaciones de proteínas alteradas.

Además del deterioro cognitivo, otros síntomas característicos de esta enfermedad son las alucinaciones y el parkinsonismo.

Las causas de la DCL casi no se conocen. El tratamiento de los síntomas representa a menudo un riesgo, pues los afectados reaccionan con hipersensibilidad a determinados medicamentos.

Los visitantes se presentaron sin previo aviso. De repente estaban todos sentados junto a Enrique Vidal en el sofá. Había hombres, mujeres y niños. Enrique les preguntó con amabilidad qué querían de él, pero no obtuvo respuesta. Cuando el anciano, de 86 años de edad, les pidió que se marcharan, los intrusos desaparecieron. Al día siguiente, sin embargo, se los volvió a encontrar en el salón de su domicilio.

A partir de aquella primera experiencia, Enrique comenzó a recibir la visitas de personas extrañas cada vez con mayor frecuencia. Desde que murió su esposa veinte años atrás, vivía solo en una gran casa. Sus hijas se habían mudado a otra ciudad vecina. Él nunca les explicaba nada acerca de los intrusos, pues no quería crear alarma. Finalmente, una tarde en que los huéspedes indeseados no se iban, decidió llamar a la policía.

Clara Vidal recuerda bien la llamada de los agentes. Le explicaron que su padre tenía alucinaciones y veía personas en su vivienda que no existían. La hija estaba consternada y perpleja: su padre nunca le había relatado tales sucesos. Sin sospechar que podía tratarse de una demencia, la familia comenzó a investigar la causa de las alucinaciones. Sabían que Enrique se había vuelto un poco olvidadizo pero, al fin y al cabo, tenía 86 años.

En un principio, Clara barajó la posibilidad de que las alucinaciones se debieran a que su padre bebía poco (la deshidratación puede desencadenar ilusiones visuales). Mas no importaba cuántos vasos de agua le sirviese al día; los extraños seguían sentados en el salón.

A continuación iniciaron una odisea de médicos: diversos neurólogos no estaban seguros del diagnóstico, pero uno concluyó, tras explorar al paciente mediante tomografía computerizada, que presentaba tumores malignos en el cerebro. Enrique empeoraba. Con frecuencia parecía confuso y ausente. La familia estaba desconcertada. Varios meses después de sufrir las alucinaciones, los médicos de un ambulatorio específico para trastornos de la memoria acertaron el diagnóstico: demencia por cuerpos de Lewy.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.