Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2014
Neuroimagen

Historia de las imágenes cerebrales

Hoy en día existen numerosas técnicas de neuroimagen, pero ¿cuáles fueron los inicios de esta disciplina? Viajemos con la mirada por el pasado y presente del estudio cerebral.

Método de cerebroiridiscencia (brainbow), una respuesta elegante de este siglo XXI a las artísticas ilustraciones de Ramón y Cajal. Bajo la luz fluorescente se visualizan, con todos los colores del arcoíris, las neuronas de ratones, moscas o gusanos modificados genéticamente. Ello permite observar en vivo las alteraciones de las neuronas y de sus sinapsis; incluso las graban en directo. Pero, sobre todo, permite distinguir detalles, caso del núcleo celular de cada neurona. [CORTESÍA DE JEAN LIVET, TAMILY WEISSMAN, JOSHUA R. SANES Y JEFF LICHTMAN, UNIVERSIDAD HARVARD]

Observar directamente la estructura y el funcionamiento del cerebro resulta una misión imposible, al menos hoy por hoy, a pesar de que los investigadores se adentran cada vez más en esa tierra incógnita que alberga el cráneo. Se arman para ello de costosas técnicas, las cuales, por otra parte, han marcando, y lo continúan haciendo, la historia de las neurociencias. La posibilidad de visualizar las conexiones y los procesos neuronales depende de los métodos que se aplican para ello. Hagamos un repaso a una crónica compartida.

Ya en la antigüedad, los ilustrados, como Galeno de Pérgamo (c.a. 129-199 d.C.), sospechaban que el cerebro participaba de manera decisiva en la vida humana [véase «Galeno de Pérgamo (ca. 130-200)», por J. M. López Piñero; Mente y cerebro n.o 22, 2007]. Sin embargo, fue el médico inglés Thomas Willis (1621-1675) quien, por primera vez, en su obra Cerebri anatome de 1664, vinculó ciertas áreas cerebrales con diversas funciones cognitivas. Willis creía que la corteza (parte externa del cerebro con muchos pliegues) controlaba la memoria y la fuerza de voluntad. Las reacciones inferiores y automáticas las localizaba, en cambio, en el cerebelo.

Las descripciones de Willis se basaban, por un lado, en estudios anatómicos detallados de precursores; entre ellos Leonardo da Vinci (1452-1519) o Andrés Vesalio (1514-1564). Por otro, aceptó la idea de un sistema nervioso mecánico, propuesta formulada antes por el filósofo René Descartes (1596-1650). Según indicaba este último, el alma humana resulta de procesos acreedores de la inspiración divina pero basados en leyes tangibles. La creencia en el progreso de la era moderna concebía el cerebro como un aparato determinista.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.