Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Marzo/Abril 2008Nº 29

Genética

Herencia y psicología

Los genes determinan el desarrollo del hombre. A su vez, las experiencias vitales intensas pueden afectar a nuestra dotación génica e incluso modificarla para siempre.
Menear
Los bachilleres aprenden en el colegio que la herencia genética proporciona los "planes de construcción" de las proteínas de nuestro organismo. Por su parte, esas moléculas proteicas regulan --actuando como transportadores, bombas, receptores de señales, enzimas, etcétera-- casi enteramente el metabolismo. Por lo tanto, y ésta es la opinión más extendida, corresponde a los genes el papel rector del organismo.
A tenor de dicha misión, la dotación génica no sólo determinaría nuestra apariencia, sino también la operación de nuestro cuerpo. Incluso el espectro de nuestra conducta --en cuanto resultado de la actividad cerebral-- vendría predeterminado por los genes. Sin embargo, la idea de la omnipotencia de los genes se basa en un malentendido. Los genes no funcionan según unos principios rígidos e inamovibles. Antes bien, se muestran harto flexibles y se adaptan a nuestra situación vital.

Puede conseguir el artículo en: