Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Deterioro cognitivo en la senectud

Descubren en ratones los mecanismos moleculares que contribuyen a la disminución de la capacidad de aprendizaje y memoria que acompaña al envejecimiento.

MAURICIO G. MARTÍN / CENTRO DE BIOLOGÍA MOLECULAR SEVERO OCHOA

Toda persona, cuando envejece, se percata de que sus capacidades de aprendizaje y memoria van en decremento. Los primeros estudios atribuían este deterioro a la pérdida masiva de neuronas en diversas regiones del cerebro (el área prefrontal de la corteza cerebral, el lóbulo temporal medial y el hipocampo) que se daba con la edad. Sin embargo, investigaciones recientes, basadas en técnicas más refinadas y llevadas a cabo en animales y humanos, no han confirmado dicha hipótesis.

Tampoco se han encontrado cambios en otros parámetros morfológicos (entre ellos, el grado de complejidad del árbol dendrítico). Por el contrario, numerosos trabajos han revelado que el envejecimiento se acompaña de una disminución en el número de sinapsis funcionales y en la homeostasis del calcio. Asimismo, hoy sabemos que existen cambios en los lípidos de la membrana plasmática.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.