Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

El potencial de acción de Hodgkin y Huxley

Tras años de investigación sobre la actividad eléctrica del axón gigante del calamar, Alan Hodgkin, con la ayuda de Andrew Huxley, sentó las bases del mecanismo iónico de generación y propagación del potencial de acción

En síntesis

El mecanismo iónico de generación y propagación del potencial de acción constituyó un punto de inflexión hacia el descubrimiento de los canales iónicos.

Alan Hodgkin y Andrew Huxley utilizaron el terminal postsináptico, la porción inicial del axón gigante del calamar, en sus experimentos con la técnica de pinza de voltaje.

Invitado por el Instituto Rockfeller de Nueva York, Hodgkin conoció a Rafael Lorente de No, uno de los discípulos más sobresalientes de Santiago Ramón y Cajal.

El 30 de mayo de 2012 fallecía, a la edad de 94 años, Andrew Huxley, figura señera de la electrofisiología del siglo xx y colaborador juvenil del también fisiólogo británico Alan Hodgkin (1914-1998). Ambos investigadores publicaron en 1952 una serie de cinco artículos que les proporcionarían años más tarde, en 1963, el máximo reconocimiento por su trabajo: el premio Nobel de fisiología o medicina. Sus manuscritos, dados a conocer en la revista Journal of Physiology, establecían los fundamentos del proceso de generación y propagación del potencial de acción. Su herramienta principal de estudio consistió en el axón gigante del calamar.

El descubrimiento tuvo enorme repercusión, pues encauzó el rumbo de la electrofisiología y preparó el advenimiento de los canales iónicos, cuya existencia fue demostrada dos décadas después. Mezcla de azar y diseño, el hallazgo del potencial de acción supuso la revelación del elemento de base del flujo nervioso.

Se llama potencial de acción al cambio operado en el potencial eléctrico a través de una membrana plasmática durante el paso de un impulso nervioso. Se trata de un fenómeno de despolarización y repolarización rápida de la membrana de una neurona, axón o fibra muscular, que obedece a la ley del todo o nada y que se propaga a lo largo de la misma. Presenta un sustrato iónico. Se caracteriza por un aumento de la permeabilidad a iones de sodio y potasio. A medida que un impulso va avanzando por el axón, a la manera de una onda, insta a un cambio local y transitorio del potencial eléctrico (de 70milivoltios negativos a 40 milivoltios positivos). Esta modificación drástica y rápida del potencial de reposo en una neurona se propaga de forma lenta en los invertebrados y discontinua en los vertebrados. Los potenciales de acción se deben a cambios selectivos en la permeabilidad de las membranas a los iones mencionados.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.