Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Un test visual para la inteligencia

Un cociente intelectual elevado puede reflejar rapidez mental así como el don de obviar distracciones.

CORTESÍA DE DUJE TADIN, UNIVERSIDAD DE ROCHESTER

Hace más de un siglo que se venía intentando, sin éxito, vincular la percepción y la inteligencia. ¿Aprecian las personas inteligentes más detalles en una escena? Científicos de la Universidad de Rochester y de la de Vanderbilt han demostrado ahora que puede pronosticarse un elevado cociente intelectual (CI) a partir de la combinación de lo que se puede percibir y lo que no.
En sendos estudios, publicados en la revista Current Biology, se pidió a 67 probandos que efectuaran pruebas para conocer su CI. A continuación se les presentaron grabaciones de vídeo de una duración de decenas de milisegundos, en los que unas franjas en blanco y negro (derecha) se desplazaban, bien hacia la izquierda bien hacia la derecha. A los probandos se les retaba a discernir la dirección del movimiento, pues las franjas se movían dentro de un marco circular de tamaño variable, que iba desde la anchura del pulgar a la del puño, a un brazo de distancia. Visto el cortometraje, los probandos debían decidir si las barras se movían hacia la izquierda o hacia la derecha.

Los investigadores descubrieron que el rendimiento en esa prueba presentaba mayor correlación con el CI que cualquier otra relación entre la capacidad sensorial y la inteligencia explorada hasta la fecha. No obstante, los participantes con un elevado CI no solo obtuvieron una puntuación global mayor en las pruebas, sino que detectaron con precisión el movimiento en el marco mínimo. Los resultados sugieren, como tal vez cabía esperar, que la capacidad de procesar información con rapidez contribuye a la inteligencia. Ahora bien, resulta curioso que a estos mismos sujetos les costara más detectar el movimiento en el marco máximo.

Los autores proponen que el cerebro percibe los objetos grandes como una imagen de fondo, y que procura, por consiguiente, ignorar sus movimientos. «Una de las tareas verdaderamente importantes que el cerebro lleva a cabo es la supresión de información», explica Duje Tadin, de la Universidad de Rochester. Según añade, estos hallazgos subrayan el modo en que la inteligencia nos exige pensar con rapidez, pero con un enfoque selectivo, obviando las distracciones.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.