Wegner, Hamburgo: El artículo «Privación del sueño para la depresión» [por C. Nissen y M. Kuhn, Mente y Cerebro n.o 84, 2017] confirma lo que, desde hace cerca de dos decenios, practico como terapia de autoayuda para combatir mis fases de depresión leve. Por casualidad descubrí que si paso dos o tres noches sin dormir me encuentro mejor. Es como cuando el ordenador se reinicia: la memoria sobrecargada se vacía por completo y empieza a funcionar de nuevo. También he experimentado con el método de desplazamiento de las fases de sueño y vigilia, pero me resulta estresante. Prefiero permanecer dos días en vela ocupando ese tiempo en actividades que me estimulan.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.