Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2017
Neurociencia

Con ojos de neonato

La investigación en polluelos y bebés de los mecanismos cerebrales que permiten reconocer a otros seres animados revela el desarrollo neurobiológico del llamado cerebro social y sus ­posibles alteraciones.

ISTOCK / BODLER

En síntesis

De manera similar a la mayor parte de los animales, los humanos nacemos con la capacidad de reconocer y responder a las señales relacionadas con la presencia de otros seres animados.

El estudio de los mecanismos neurobiológicos que permiten el reconocimiento de seres animados aporta importantes hallazgos sobre el desarrollo del llamado cerebro social. Esta investigación se realiza con polluelos y neonatos humanos.

Los resultados amplían los conocimientos sobre las alteraciones en el cerebro social y contribuyen a la detección precoz de trastornos psíquicos, como el autismo.

Reconocemos un rostro en una nube o en una mancha sobre la pared. Pero nuestro cerebro nos permite distinguir de manera inmediata los objetos inertes de los que tienen vida. Hemos evolucionado en un ambiente que incluye muchos tipos de agentes animados: presas, depredadores, potenciales compañeros sexuales, individuos de la misma especie que pueden ser amistosos u hostiles. Detectar su presencia y entrever sus intenciones resulta fundamental para la supervivencia y reproducción humanas.

De hecho, el comportamiento y la semblanza de los agentes animados difieren mucho de los que muestran los objetos inertes. Los primeros se mueven por sí solos, como si dispusieran de un impulso interno de energía, mientras que los inertes consiguen desplazarse como resultado de una acción: un golpe que le propina otro objeto, por ejemplo. Parece lógico creer que con la experiencia aprendamos a distinguir estas dos categorías fundamentales de entidades que nos rodean. Las investigaciones han demostrado que los humanos, de la misma manera que gran parte de los animales, nacemos pertrechados biológicamente para reconocer las señales asociadas a la presencia de otros seres animados y a responder en consecuencia.

El estudio de los mecanismos neurobiológicos que nos permiten reconocer la condición animada de un agente ha ocupado el foco principal de nuestras investigaciones en los últimos cinco años. Los hallazgos pueden arrojar luz sobre el conocimiento de los trastornos del desarrollo neurológico asociados a la formación del denominado cerebro social.

Cuestión de velocidad

La historia de estos trabajos arranca en los años setenta del siglo pasado, concretamente en la Universidad de Cambridge, donde un grupo dirigido por el neurobiólogo Gabriel Horn estudió las bases neurológicas de la impronta de la cría de pollo doméstico. La impronta consiste en una forma de aprendizaje fácil de observar en los animales que presentan un desarrollo precoz, como las crías de pato o los polluelos. Estas criaturas nidífugas pueden moverse de forma autónoma inmediatamente después de la eclosión del huevo. Además, el primer agente al que se les expone tras nacer, normalmente por un escaso período de tiempo (algunas horas), se queda grabado en su memoria y lo reconocen como compañero social.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.