El reposo activo del cerebro

Aunque un individuo no realice ninguna actividad mental o motriz, ciertas áreas de su cerebro permanecen activas y definen el estado basal de este complejísimo órgano, el cual nunca está totalmente en reposo.

B. MAZOYER

Tumbado en la playa tomando el sol a la orilla del mar, no piensas en nada, no te mueves. Pero, du­rante tan deliciosa situación de relajamiento, ¿está tu cerebro igualmente inactivo? No: Nathalie Tzourio-Mazoyer y Bernard Mazoyer, de la Universidad de Caen, han identificado unas áreas de la corteza cerebral que permanecen activas, aun cuando el individuo esté en reposo.

Mientras uno reposa, inmóvil y re­la­jado, en ambiente de perfecta calma, su cerebro sigue recibiendo y tratando in­formaciones remitidas por sus órganos vitales (por el corazón, por ejemplo) o producidas por el cerebro mismo: durante cualquier "vagabundeo" mental, se generan palabras interiores e imágenes mentales. Esta "activación mínima" representa la actividad basal de referencia. Y es importante conocerla, porque para estudiar —mediante las técnicas de formación de imágenes del cerebro— la evolución de la acti­vación de las áreas del cerebro implicadas en tal o cual tarea, se ha de disponer de un estado de referencia para el órgano en reposo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.