Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Mayo/Junio 2017Nº 84
Encefaloscopio

Depresión

Gratuito

Imaginación para levantar el ánimo

La experimentación mental de vivencias positivas contribuyen al tratamiento de personas con depresión.

Menear

Se sienten cansadas, sin fuerzas, apáticas. Las personas con depresión carecen de la energía suficiente para organizar encuentros u otras actividades que, por lo general, apetecen. Sin embargo, son precisamente estas experiencias positivas las que les ayudarían a superar, a largo plazo, su trastorno. Aunque quizá no haga falta ir tan lejos. El simple acto de imaginar proyectos futuros puede despertar la actividad en estos pacientes, ha hallado un equipo internacional bajo la dirección del psicólogo Simon Blackwell, de la Universidad de Bochum.

Los investigadores dividieron en dos grupos a 150 adultos depresivos que no seguían ningún tratamiento. Les pidieron que llevaran a cabo diversas tareas durante cuatro semanas. Una mitad debía escuchar con atención una grabación de voz en la que se relataba el encuentro de dos personas para comer o que describía una vuelta corriendo por el parque. Se les pidió que tratasen de imaginar las escenas de manera vívida. En la siguiente prueba tenían que ejercitar todavía más la imaginación: tras entregarles fotografías de ambas situaciones, se les indicó que se pusieran mentalmente en ellas y que se imaginaran un desenlace positivo. Presentaron esas mismas escenas filmadas (con voz e imágenes) a un segundo grupo de probandos, pero sin indicarles que se imaginaran vivirlas ni que se inventaran un final feliz. Antes y después de las sesiones, así como seis meses después, los investigadores analizaron, mediante cuestionarios, el comportamiento de los sujetos . ¿Parti­cipaban en actividades sociales? Reflexionaban en exceso? ¿Iban a trabajar?

Los probandos que se habían ejercitado en ima­ginar las escenas se mostraban más activos: llevaban a cabo actividades con otras personas con mayor frecuencia y afirmaban tener menos síntomas depresivos que los sujetos del grupo control. Los pacientes que habían sido capaces de imaginar las escenas de manera más vívida obtuvieron mayor provecho.

La experimentación mental de las vivencias futuras, sobre todo las relacionadas con sentimientos positivos, motiva a las personas con depresión a salir de su casa. El método de la imaginación constituye una buena opción para completar los tratamientos actuales contra la depresión, aconsejan los autores. Black­well añade: «Este tipo de ejercicios sencillos en el ­ordenador podrían acelerar la recuperación del paciente».

Fuente: Cognitive Therapy and Research 10.1007/s10608-016-9776-y, 2016

Puede conseguir el artículo en:

Revistas relacionadas

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.