Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Mayo/Junio 2017Nº 84
Encefaloscopio

Etología

Gratuito

Los caballos aprenden a comunicarse con símbolos

Si se les enseña, son capaces de indicar sus preferencias a través de señales.

Menear

De modo similar a los primates y a las palomas, los caballos pueden aprender a comunicarse con las personas a través de símbolos. Así lo ha demostrado un equipo liderado por Cecilie Mejdell, del Instituto Veterinario Noruego en Oslo.

Los investigadores entrenaron a 23 caballos para que distinguiesen tres símbolos colocados en una pizarra. Si tocaban con el hocico el primer símbolo, se les colocaba una manta; cuando le daban al segundo, se les quitaba la prenda de abrigo; en el caso de tocar el tercero, no ocurría nada.

Una vez los animales interiorizaron el sistema, los experimentadores llevaron la pizarra a la zona de pasto de los animales, donde constataron que su comportamiento variaba según la meteorología. En los días de lluvia, frío y viento, los caballos tocaban con mayor frecuencia el primer símbolo para comunicar que querían la manta, interpretaron los experimentadores. En cambio, los ejemplares que ya disponían de la prenda señalaban el símbolo de «ningún cambio». Cuando el tiempo se tornaba más cálido, los animales se dirigían sobre todo al segundo símbolo, supuestamente para indicar que les quitaran la manta. En días de calor, los ejemplares con el lomo descubierto elegían la tercera opción.

Los autores concluyen que los caballos comprenden las consecuencias de su elección y aprenden a comunicar a los humanos sus necesidades mediante símbolos. También sugieren que este método podría contribuir a estudiar las preferencias de estos nobles mamíferos.

Fuente: Applied Animal Behavior Science, vol. 184, págs. 66-73, 2016

Puede conseguir el artículo en: