Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Noviembre/Diciembre 2018Nº 93
Encefaloscopio

Psicología social

Gratuito

Las amistades en la niñez benefician la salud

Menear

Los varones que durante su infancia y adolescencia han pasado mucho tiempo con amigos presentan a la edad adulta una mejor salud que otros que han cuidado menos sus amistades a edades tempranas. Jenny M. Cundiff de la Universidad Técnica de Texas, y Karen A. Matthews, de la Universi­dad de Pittsburgh, han llegado a esta conclusión tras analizar los datos de 267 sujetos mascu­linos que participaron en el Estudio de la Juventud de Pittsburgh, una investigación a largo plazo para la que se llevó a cabo el seguimiento de los participantes durante varios decenios. Entre otros datos, los padres de los probandos proporcionaron información regular sobre la frecuencia y duración de los encuentros de sus hijos con los amigos entre los 6 y los 16 años.

Según hallaron las investigadoras, existe una relación positiva entre la salud y los contactos sociales de los sujetos en la infancia y adolescencia: los sujetos que pasaban mucho tiempo con amigos presentaban, a la edad de 32 años, una presión arterial y un índice de masa corporal más bajos que el resto. Esta tendencia se mantuvo si se consideraban otros factores que podían influir en los resultados, como la personalidad, el estatus social o el estado de salud de los participantes durante la niñez.

No obstante, queda abierta la cuestión de si existe una causalidad entre el tiempo que un varón invierte con los amigos durante la etapa infantil y adolescente y el posterior estado de salud.

Otros investigadores han hallado indicios de que las amistades posiblemente fomentan nuestro bienestar psíquico y físico. Según estudios anteriores, la buena relación con los amigos y familiares se asocia con un menor riesgo de padecer diabetes tipo 2, cardiopatías o trastornos psíquicos. «Nuestros ­resultados indican que la vida social durante la infancia y adolescencia podría tener efectos fortale­cedores sobre la salud en la edad adulta», concluye Cundiff.

Fuente: Psychological Science, vol. 29, n.o 5, págs. 814-823, mayo de 2018

Puede conseguir el artículo en: