Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2018
Endocrinología

Perfil hormonal alterado en el síndrome de fatiga crónica

Se ha constatado la relación entre el síndrome de fatiga crónica (SFC) y un trastorno de la función tiroidea. Begoña Ruiz-Núñez y sus colaboradores de la Universidad de Groninga han hallado una menor concentración de las hormonas tiroidea triyodotironina (T3) y tiroxina (T4) en la sangre de personas con SFC que en individuos sin dicho trastorno.

Al parecer, este fenómeno también se presenta en los pacientes que sufren una disfunción de la glándula tiroidea, trastorno que se manifiesta con síntomas de cansancio, apatía y falta de concentración. Además, por lo general, el nivel de la hormona estimulante de la tiroides (TSH) es más elevado en estas personas. En cambio, los investigadores no encontraron valores elevados de TSH en los voluntarios con SFC, aunque sí concentraciones más altas de la llamada T3 inversa (rT3), una forma biológica inactiva de T3.

Es posible que el síndrome de fatiga crónica esté causado por una reducción de la actividad de la hormona tiroidea y no porque exista un trastorno de la glándula tiroides. Sin embargo, según los datos del estudio, no queda claro si existe una relación causal entre la concentración de la hormona y la aparición del cansancio crónico.

Para que los datos sean concluyentes, los resultados deben comprobarse en ensayos con grupos más numerosos de participantes.

Fuente: Frontiers in Endocrinology, vol. 9, art. 97, 2018

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.