Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 13/12/2018 - Tecnología

    Un dispositivo para medir nuestra exposición al sol

    Colocado en la piel o la ropa, el pequeño aparato aporta datos sobre la cantidad de radiación ultravioleta, visible e infrarroja que acumula el organismo. Destacan sus múltiples aplicaciones tanto cosméticas como médicas.

  • 12/12/2018 - Climatología

    Oscurecer el sol para enfriar la Tierra: el primer experimento

    Unos investigadores tienen pensado rociar la estratosfera con partículas que reflejen la luz solar. En última instancia, de esta forma se podría reducir deprisa la temperatura de la Tierra.

  • 12/12/2018 - Envejecimiento

    La tenacidad beneficia la salud física

    Las personas de edad avanzada tenaces pero también flexibles en sus objetivos gozan de un espacio vital mayor y, con ello, de más relaciones sociales y actividades físicas.

  • 11/12/2018 - glaciología

    Se acelera la pérdida de hielo de Groenlandia

    Los testigos de hielo, los datos de los satélites y los modelos climáticos revelan la violenta transformación de la vasta capa de hielo.

  • 11/12/2018 - Neuropsicología del desarrollo

    ¿Infecciones que desencadenan trastornos mentales?

    Un estudio realizado en Dinamarca asocia la invasión de microrganismos patógenos, durante la infancia y adolescencia, con el desarrollo de la esquizofrenia y otras alteraciones de la personalidad y la conducta.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Noviembre/Diciembre 2018Nº 93
Preguntas con respuesta

Sueño

¿Por qué a veces nos ­despertamos poco antes de que suene el despertador?

Menear

La alarma del despertador está programada para que suene a las cuatro y media. Mañana no debemos perder el vuelo bajo ninguna circunstancia. Sin embargo, antes de que el despiadado tono nos arranque de los brazos de Morfeo, nuestros ojos se abren. ¿Cómo sabe el cuerpo cuándo hay que despertarse?

El ciclo sueño-vigilia se encuentra fuertemente cimentado en nuestros genes; de hecho, siempre nos ha ayudado a sobrevivir. Cuando oscurece y nuestra capacidad visual disminuye, el entorno se vuelve más peligroso, y nos retiramos a un sitio seguro: antes eran cuevas; hoy son dormitorios bien climatizados. Durante el sueño, el cuerpo concentra su energía en los procesos de reparación y regeneración con el objetivo de estar preparado para afrontar el día siguiente. Para que ese período acontezca sin problemas, el ser humano desarrolló distintos relojes internos que funcionan en consonancia con el ritmo de claridad y oscuridad del exterior. Pero estos también pueden alternarse a lo largo de las veinticuatro horas del día.

El reloj principal de las personas se aloja en el cerebro. Se trata del núcleo supraquiasmático, el cual recibe la información sobre si es de día o de noche a través de los ojos. Esta diminuta estructura neuronal que se halla encima del cruce de los dos nervios ópticos (quiasma óptico) es la responsable, entre otras funciones, del transcurso rítmico de los mecanismos corporales. De este modo, el núcleo supraquiasmático transmite información sobre el día y la noche a la glándula pineal, la cual, mediante la producción de melatonina (hormona del sueño), prepara el resto del organismo para dormir.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados

Revistas relacionadas