Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2005
Neurociencia

Células de la glía

¿Es tan sólo un aglutinante? ¿Interviene en la formación del pensamiento? La ciencia avanza a paso seguro en el conocimiento de las células gliales.

DE: «LA MICROGLÍA Y SU TRANSFORMACIÓN EN CÉLULAS EN BASTONCITO Y CUERPOS GRANULO-ADIPOSOS». PIO DEL RIO HORTEGA EN TRABAJOS DEL LABORATORIO DE INVESTIGACIONES BIOLÓGICAS, VOL 18, PÁGS. 37-82, 1920

En síntesis

Las células de la glía abundan en el cerebro. En el caso de la corteza humana, dispone de diez células gliales por cada neurona.

Se diferencian tres variedades de glía en el sistema nervioso central: la microglía, los oligodendrocitos y los astrocitos. Cada tipo realiza funciones concretas e importantes para las neuronas.

Al parecer, los astrocitos incluso coordinan la actividad de las neuronas de distintas áreas cerebrales. Se ha hallado que participan en las sacudidas de una variante de epilepsia: la esclerosis del asta de Amón.

Las neuronas no son los componentes mayoritarios de nuestro cerebro; decuplican su número las células de la glía. De acuerdo con la doctrina tradicional, las gliales desempeñan funciones de soporte y asistencia a las neuronas. Durante el desarrollo, proporcionan el armazón de guía para las células nerviosas migratorias y las prolongaciones celulares expansivas y, cuando el sistema nervioso ha alcanzado la madurez, aíslan eléctricamente a las neuronas del medio. Además, cumplen una misión capital en las defensas inmunitarias del cerebro y regulan el equilibrio iónico neuronal.

La investigación reciente nos obliga a modificar el cuadro. Es más que probable que las células de la glía aporten su grano de arena al procesamiento general de la información por el sistema nervioso. E intervendrían en la epilepsia.

Rudolf Virchow (1821-1902) no pudo imaginar la veloz carrera de su objeto preferido de inquisición: la «neuroglía», así denominó a la sustancia donde se alojaban las neuronas. Pío del Río Hortega (1882-1945) descubrió más tarde que existían tres tipos diferentes de células gliales en el sistema nervioso central: microglía, oligodendrocitos y astrocitos, clasificación que aún hoy se mantiene prácticamente intacta.

Las células de la microglía participan en la defensa inmunitaria. Los oligodendrocitos crean vainas aislantes de mielina alrededor de las prolongaciones, algunas de ellas larguísimas, de las neuronas cerebrales, posibilitando con ello una transmisión extraordinariamente rápida de los impulsos nerviosos. Esta función la asumen las células de Schwann en el sistema nervioso periférico. Por último, los astrocitos establecen un contacto estrecho con los lugares de comunicación entre dos neuronas (sinapsis) y, además, poseen una comunicación inmediata con los vasos sanguíneos. Por lo que se sabe, este tipo de célula glial, la más común, es responsable de multitud de funciones variadísimas.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.