Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Estructuras de la corteza cerebral con más de 500 millones de años

Descubren similitudes entre el cerebro de mamíferos y lampreas.

Ejemplares de lamprea (Petromyzon marinus) en el Aquarium Finisterrae, La Coruña, España. [Wikimedia Commons/Drow_male]

La neocorteza, con la que percibimos el mundo además de nuestro propio cuerpo y nos movemos, se ha considerado durante mucho tiempo, evolutivamente hablando, como la parte más joven del cerebro. Sin embargo, numerosas investigaciones recientes sugieren que los científicos estaban equivocados. Sten Grillner, del Instituto Karolinska de Estocolmo, junto con otros investigadores, han descubierto similitudes entre el cerebro de mamíferos y lampreas, lo que aporta indicios de que la estructura básica de la corteza cerebral surgió hace mucho más de 500 millones de años.

Las lampreas son uno de los animales vertebrados vivos más antiguos. Hasta la fecha, los expertos suponían que su corteza cerebral procesaba sobre todo sonidos, pero aún más sorprendidos se quedaron los investigadores de Estocolmo cuando, en la corteza cerebral de estos animales, dieron con una región que, al igual que en los mamíferos, se encuentra especializada en el procesamiento de la información visual, así como con otra región que se encarga de la percepción corporal. Ambas áreas reciben información del tálamo, alojado en el diencéfalo; además, se organizan de forma parecida a sus homólogas del cerebro de los mamíferos. Así pues, las regiones visuales de la corteza son retinotópicas, es decir, reflejan fielmente la estructura de la retina del ojo. Por tanto, determinados elementos esenciales de nuestra corteza cerebral se remontan a unos 560 millones atrás, a los antepasados comunes del ser humano y las lampreas.

Fuente: Nature Ecology & Evolution, 10.1038/s41559-020-1137-2, 2020

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.