Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Eres lo que hablas

El psicólogo James W. Pennebaker asegura poder desenmascarar la personalidad de los escritores con un programa de análisis de textos. Las estadísticas no mienten, aduce. La polémica está servida.
© Fotolia / Kelly Young
Los trabajos del psicólogo James W. Pennebaker mantienen dividido al gremio de los estudiosos de la lengua. Prescinde de los planteamientos clásicos de la investigación lingüística. Desde hace una veintena de años Pennebaker viene indagando en los escritos la personalidad de sus autores, sin analizar una sola vez la sintaxis, ni considerar los matices del significado, ni siquiera leer el texto. El psicólogo se aplica, en cambio, en el recuento de palabras.
Queda fuera de toda discusión que la personalidad de un individuo se refleja en su lenguaje. Desde siempre, los escritores se han esmerado en encontrar las formas de expresión más adecuadas para sus personajes de ficción. Sigmund Freud (1856-1939) observó que el lapsus linguae (error o tropiezo involuntario e inconsciente al hablar) saca a la luz el subconsciente. Además, aquel que posee un pronunciado sentido del lenguaje cree adivinar, entre tantas líneas, la personalidad del autor. Mas, utilizar la estadística ciega para medir la superficie de un texto y, con ello, desentrañar el perfil del carácter del escritor, ¿funciona?

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.