Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2010
Memoria

Formación y consolidación de los recuerdos

Los recuerdos se graban en la memoria bajo la forma de combinaciones específicas de modificaciones de las sinapsis. Las modificaciones operadas deben consolidarse para evitar que el recuerdo se desvanezca.

© Delphine Bailly, Raphael Queruel

En síntesis

A cada recuerdo le corresponde una configuración particular de actividad, que se propaga de modo progresivo en las redes de neuronas activadas, pero tales actividades eléctricas no pueden durar más de unos minutos.

La potenciación a largo plazo o PLP corresponde a la propiedad de las sinapsis de ser modificables, de reforzarse tras breves e intensas descargas neuronales y de permancer modificadas, dejando un rastro casi permanente en las redes neuronales archivadas.

Las investigaciones muestran que los recuerdos pueden grabarse en el cerebro gracias a las modificaciones perdurables de la eficacia de la sinapsis entre neuronas y la creación de nuevas conexiones sinápticas.

Comprender las bases neurales de la memoria y las causas de sus disfunciones en las diversas enfermedades del cerebro supone uno de los mayores retos actuales. Su estudio reviste importancia prioritaria para la sociedad. Las investigaciones en este dominio han tenido un auge considerable y, hoy en día, el funcionamiento del cerebro y los mecanismos neuronales que nos permiten guardar huellas del pasado y de nuestras experiencias han revelado parte de sus secretos.

Se depende tanto de la memoria, que acabaríamos por olvidar hasta qué punto se trata de una función crucial para la vida cotidiana, si no fuera por los momentos en que intentamos rememorar un recuerdo agradable o nos enfadamos al no recordar un nombre.

El cerebro, constituido por centenares de millardos de neuronas interconectadas que se comunican por un código propagado bajo la forma de impulsos eléctricos —los potenciales de acción—, presenta una propiedad sorprendente, a saber, la de poder remodelar, reconfigurar en permanencia sus propios circuitos gracias a la plasticidad de las conexiones entre las neuronas, las sinapsis.

Artículos relacionados

Otros artículos del informe especial Encrucijada de recuerdos

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.