Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Olores

Sin darnos cuenta, nos dejamos llevar por el aroma corporal de nuestros semejantes. Una atracción que nos ayuda a sentir empatía. Cuanto más fino sea nuestro olfato, mayor facilidad para ponernos en la piel de los demás.

gehirn & geist / florian schmitt

Cuando Francisco de Quevedo escribió "Erase un hombre a una nariz pegado", atinó de pleno. Los olores que percibimos tienen conexión directa con nuestras sensaciones. Y ciertas fragancias nos pueden provocar estados emocionales determinados. ¿A quién no le levanta el ánimo el aroma de un café recién hecho a primera hora de la mañana? ¿O quizá la humeante fragancia a pan tostado y bollos frescos le recuerda los desayunos dominicales que disfrutaba en familia durante su infancia? En cambio, el solo olor a antiinflamatorio en la consulta del dentista provoca miedo y pavor.
Las sensaciones, por lo que parece, circulan a sus anchas por la nariz. "Nuestra respuesta a los olores está relacionada con el contexto emocional en el que los percibimos por primera vez", afirma Rachel Herz, del departamento de psiquiatría y comportamiento humano de la Universidad Brown en Providence. La experiencia determina nuestra valoración de los estímulos olfativos que percibimos, si nos resultan agradables, o por el contrario, insoportables. De hecho, ejemplifica Herz, los bebés cuyas madres acostumbraban a consumir ajo en las comidas o fumaban durante el embarazo o el período de lactancia, muestran una tolerancia al intenso olor de dichos productos mayor que los lactantes que no han atravesado la misma situación. Con otras palabras, las sensaciones que producen los olores se aprenden con la experiencia.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.