Contar hacia atrás para soportar los estímulos dolorosos

Esta estrategia cognitiva para atenuar el dolor se refleja también en la comunicación cerebral.

Getty Images / SensorSpot / iStock

Ya sea en la visita al dentista o durante las contracciones del parto, los dolores agudos se toleran mal. Pero ¿estamos desarmados ante esa «tortura»? Según el estudio de un equipo internacional dirigido por Irene Tracey, de la Universidad de Oxford, el dolor subjetivo puede reducirse notablemente, y sin necesidad de utilizar ningún fármaco.

En su investigación, los científicos comprobaron la eficacia de tres estrategias cognitivas, a la vez que analiza las redes neuronales implicadas. Para ello, aplicaron un estímulo de frío doloroso en el dorso de la mano de 20 voluntarios (entre ellos 16 mujeres), con una edad media de 27 años, mientras se encontraban en el escáner cerebral. Los participantes tuvieron que soportar la incómoda sensación en cuatro ocasiones y durante 40 segundos cada vez.

Mientras tanto, debían permanecer en reposo, contar hacia atrás de siete en siete desde el número mil, pensar en algo bonito o convencerse de que no sentían tanto dolor. A continuación, tenían que puntuar la intensidad del dolor percibido en una escala del cero al cien.

Las tres estrategias ayudaban más a soportar el dolor que simplemente esperar. Pero el método más eficaz fue contar hacia atrás: redujo el dolor un 50 por ciento en comparación con no hacer nada. Ello se reflejó también en la actividad cerebral: la comunicación más intensa entre las áreas asociadas al dolor, como la ínsula o la corteza somatosensorial, y otras regiones cerebrales iba acompañada de menos dolor. En un futuro, los investigadores prevén comprobar estas estrategias cognitivas en los dolores crónicos.

Fuente: eLife, 10.7554/eLife.55028, 2020

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.