«El abuso significa sufrimiento de por vida»

Los casos de violencia sexual contra niños no son infrecuentes. La terapeuta experta en traumas, Melanie Büttner, habla sobre los móviles de los autores y las consecuencias para las víctimas.

Melanie Büttner es especialista en medicina psicosomática y psicoterapia, terapeuta experta en traumas y sexualidad. Dirige la consulta de sexología del Hospital Universitario de Múnich. También lleva una consulta privada. Es autora de varios libros sobre sexo y traumas. [Cortesía de Melanie Büttner]

El número de sospechosos en la red de abuso sexual infantil de Bergisch Gladbach, probablemente el mayor caso de estas características de Alemania, no se conoce con exactitud, aunque sí se sabe que numerosas personas se organizaban para abusar de niños y compartir esas experiencias a través de mensajería instantánea en línea. ¿Pensaba que sería posible crear una red semejante?

De manera repetida, se ha informado de redes de este tipo que quedaban al descubierto. Los psicotraumatólogos sabemos que existen muchas. En nuestro trabajo, las víctimas nos cuentan cómo durante años han abusado de ellas sistemáticamente. Era cuestión de tiempo que los investigadores destaparan una organización de esa magnitud.

¿Existen cifras sobre el número de víctimas?

Muchos estudios de otros años arrojan datos sobre la proporción de víctimas de abuso. No obstante, según el planteamiento de cada estudio, las cifras varían. ¿Se define abuso como la penetración por el ano, la vagina y la boca o se considera abuso no solo el abuso activo sino también el pasivo, es decir, cuando se obliga a los niños a ver genitales o vídeos porno? Algunos lo definen teniendo en cuenta la diferencia de edad entre la víctima y el autor, y otros consideran que se produce abuso solo entre personas de la misma edad. De acuerdo con las distintas definiciones, se estudian y comparan los diferentes fenómenos. De los datos existentes se deduce que la proporción de ciudadanos que han sufrido abuso con penetración corresponde al porcentaje más bajo. Si se incluyen en la estadística otras formas de abuso sexual, dicha proporción alcanza el 20 por ciento.

La violencia sexual contra niños a menudo se identifica con la pedofilia, pero no todos los criminales son pedófilos. ¿Qué es la pedofilia exactamente?

Por definición, la pedofilia es la atracción sexual hacia los niños, hacia cuerpos desprovistos de vello púbico y con genitales pequeños, como los de los niños antes de la pubertad. Esta inclinación sexual se expresa mediante fantasías y a menudo con un fuerte impulso de abusar de niños. Pero no todas las personas lo materializan. Por tanto, es importante distinguir entre pedofilia y delito. Únicamente alrededor de la mitad de los autores (se ha investigado solo en hombres) presenta tendencias pedófilas. Aunque se puede suponer que más hombres que mujeres abusan de los niños, se estima que la proporción de autoras de estos delitos es del 10 al 20 por ciento. Ello acostumbra a sorprender, pues socialmente se piensa que las mujeres son menos violentas que los hombres. Además, hay quien cree: «Las mujeres no tienen pene, así que no pueden abusar de nadie». Sin embargo, el abuso sin penetración existe. La pedofilia también la practican mujeres, pero no hay datos fiables sobre ello.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.