El humo del tabaco aumenta el riesgo de trastorno mental

Los niños que crecen en un ambiente en el que se fuma tienen más riesgo de padecer depresión, trastornos de ansiedad o TDAH.

Getty Images / yamasan / iStock

Los niños que crecen en un hogar donde se fuma tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades mentales, entre ellas, trastornos de ansiedad, depresión y trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Los ­hallazgos aparecen en un estudio de la Universidad de Cincinnati.

Un equipo liderado por Melinda Mahabee-Gittens evaluó los datos de casi 21.000 niños de entre 6 y 11 años de edad, que habían sido recopilados en el marco de un trabajo longitudinal. Comprobaron que si al menos uno de los progenitores fumaba, la descendencia tenía entre un 20 y 50 por ciento más de riesgo de padecer una enfermedad mental, incluidos los tres problemas más comunes en este grupo de edad: TDAH, trastorno de la conducta social y dificultades del aprendizaje. Ello también se observó cuando los adultos informaron en un cuestionario que no fumaban en el interior de su hogar. En las familias en las que se consumía tabaco en la vivienda, el riesgo de que los niños presentaran retraso en el desarrollo, trastornos de ansiedad, depresión y problemas del lenguaje era también notablemente mayor. Esta relación se mostró ­independiente del nivel educativo y la renta de los progenitores.

Una posible causa del fenómeno reside en los efectos nocivos que la nicotina tiene para el cerebro, sobre todo durante las fases críticas de desarrollo neuronal. Esta sustancia también se absorbe si se es fumador pasivo.

Fuente: Journal of Pediatric Health Care, 10.1016/j.pedhc.2020.07.006, 2020

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.