La naturaleza beneficia la mente, pero solo sin presión

Estar en un entorno natural resulta beneficioso para las personas con depresión o ansiedad, pero sobre todo si lo hacen por iniciativa propia.

Pasar tiempo en un entorno natural es bueno para las personas que padecen ansiedad o depresión. Pero solo si van al bosque o al campo por iniciativa propia. A esta conclusión ha llegado un estudio llevado a cabo con más de 18.000 participantes de 18 países.

El grupo, dirigido por Michelle Tester-Jones, de la Universidad de Exeter, evaluó los datos de un cuestionario sobre naturaleza y salud. Se pidió a los voluntarios que indicaran, entre otros datos, con qué frecuencia visitaban entornos naturales, cómo se encontraban en ese ambiente y si se habían sentido presionados por la familia o los amigos para emprender excursiones al aire libre.

Los participantes que sufrían depresión buscaban un contacto con la naturaleza con la misma frecuencia que los sujetos sanos, aunque, por lo demás, estas personas suelen mostrarse menos activas.

Los voluntarios que presentaban un trastorno de ansiedad incluso realizaron salidas al campo con más frecuencia. Los investigadores ven en ello un intento de «automedicación» por parte de las personas con problemas de salud mental. Además, la mayoría informó de estados de felicidad durante sus experiencias en la naturaleza, simi­lares a los de los participantes mentalmente estables. Sin embargo, también se sintieron ligeramente más ansiosos.

Los baños de bosque [véase «Inmersión saludable en el bosque», por Haluza Daniela; Mente y Cerebro, n.o 100, 2020] y experiencias similares «bajo prescripción sanitaria», es decir, recetados por el terapeuta, podrían resultar menos beneficiosas en el caso de un trastorno mental. Así, las experiencias al aire libre surtían menos efecto cuando los pacientes sentían una presión social para llevar a cabo esa actividad. Al ­parecer, solo las excursiones a la naturaleza motivadas intrínsecamente son útiles para mejorar el bienestar de las personas mentalmente estresadas, concluyen los investigadores.

Fuente: Scientific Reports, 10.1038/s41598-020-75825-9, 2020

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.