Pienso, luego enseño

O cómo huir del delirio pedagógico mediante una educación de base científica

 

HOW TEACHING HAPPENS
Seminal works in teaching and teacher effectiveness and what they mean in practice
Paul A. Kirschner, Carl Hendrick y Jim Heal
Routledge, 2022

 

Corren tiempos en los que la neolengua se está extendiendo por la educación. El ruido terminológico es mayúsculo. Por momentos, deja cortas distopías como los clásicos 1984 de Orwell o, menos conocido, Los lenguajes de Pao, del escritor de fantasía y ciencia ficción Jack Vance. Aún hay debate sobre hasta qué punto la lengua modela o no el pensamiento, en la denominada hipótesis Sapir-Whorf, pero lo que está claro es que los docentes viven sumidos en un bombardeo constante de (des)información conceptual que ayuda poco a mejorar su realidad profesional. Por mentar solo un ejemplo, se ha pervertido tanto el uso del término «evidencia» (falsa traducción del inglés evidence, «prueba» en español) que ahora cuesta desentrañar en la bibliografía pedagógica cuando esas «evidencias» son científicas o simplemente meras opiniones, casi siempre de corrientes académicas dominantes o con poder mediático.

Por una parte, últimamente se van sucediendo múltiples oleadas de pensamiento mágico, a ritmo periódico de superventas. A modo de vacuna milagrosa, se ofrece así al profesorado algún bálsamo de Fierabrás, remedio de todos sus males, en los que el gurú de turno emplea todas sus artimañas para convencer de la necesidad de utilizar su método como solución última a las problemáticas y sinsabores de la realidad educativa. Y si el bálsamo no surte efecto será —no podría ser de otra manera— por su mal uso o por la poca fe del incauto y desesperado que lo ha aplicado. La culpa es suya, claro. En ocasiones, se aboga incluso por destruir cualquier atisbo de racionalidad, como en Educar sin recetas, de Mar Romera. Como bien apunta Juan Fernández en Educar en la complejidad, debemos desconfiar de aquellos que presentan soluciones muy simples a problemas sociales complejos, como es el caso de la educación.

Por otro lado, hay en nuestro entorno voces críticas con los derroteros que la enseñanza está tomando en los últimos tiempos. Ensayos como La escuela no es un parque de atracciones, de Gregorio Luri; Escuela de aprendices, de Marina Garcés, o, más recientemente, Schola delenda est?, de Pascual Gil, o la polifónica La educación cancelada, editada por Andreu Navarra y David Rabadà, han alertado sobre el deterioro social del sistema educativo. La confusión, la polarización y el batiburrillo mediático son ya considerables entre los partidarios de las denominadas pedagogías alternativas (a la enseñanza tradicional, se entiende), sintetizadas por Almudena García en el libro Otra educación ya es posible, y sus detractores; entre los enfoques tecnofóbicos y tecnofílicos; entre la innovación y el conservadurismo, o entre los defensores de una escuela fundamentada en el conocimiento frente a los acólitos de los currículos basados en competencias.

Pero ¿cómo discernir de forma práctica quién tiene razón? ¿O la tienen todos en parte, si apostamos por un justo medio aristotélico? Cuidado, que podemos pecar entonces de equidistantes, entre el estudio científico y el embaucador. Luego, en el poco tiempo que nos queda en nuestra abigarrada jornada, ¿a qué lecturas acudir que nos ayuden a mejorar las clases? Por fortuna, en el páramo de la confusión educativa brotan referentes incuestionables: es el caso de Paul A. Kirschner y Carl Hendrick.

Con una humildad y efectividad sin precedentes en la ciencia educativa, Kirschner y Hendrick nos deleitaron ya en How learning happens (Routledge, 2020) con una obra fresca, tanto en contenido como en estructura. En ella presentaban 28 investigaciones diferentes, resumían su relevancia e implicaciones para la praxis docente, explicando de forma sucinta cómo mejorar el aprendizaje y cómo usar en clase las pruebas empíricas de cada uno de los estudios allí pormenorizados.

Pues bien, siguiendo el mismo formato, sabedores de que no es necesario innovar por innovar cuando una fórmula funciona bien, a Kirschner y Hendrick se les ha añadido Jim Heal para escribir a seis manos How teaching happens. Este volumen es un compendio imprescindible de 30 trabajos seminales sobre métodos educativos eficaces. De nuevo, se destilan las claves básicas para poder llevar al aula los resultados de cada investigación, de forma práctica.

Kirschner, Hendrick y Heal entienden los métodos de enseñanza como procesos de instrucción recurrentes, aplicables a diversas materias y por docentes diferentes. Son recurrentes tanto en el sentido temporal como organizativo (actividades que se repiten de manera periódica, como pasa con las clases estructuradas y temporizadas semanalmente de la enseñanza reglada); deben tener, pues, cierta universalidad didáctica y no ceñirse a técnicas efectivas únicamente para una materia concreta; por último, no depender de la singularidad de un profesor, de modo que todo método contrastado lo debería poder aplicar cualquiera, sin poseer un talento específico inusual. Los autores son conscientes de que se quedan en el tintero algunos tópicos controvertidos, en especial en la neuroeducación y las estrategias didácticas derivadas de la misma, pero su apuesta se ha centrado en aquellos trabajos sobre los que no les ha quedado resquicio de duda, rescatando muchos clásicos vigentes del siglo xx.

El mérito de Kirschner, Hendrick y Heal consiste en imponer el rigor científico ante lo que han denominado «el delirio pedagógico»: me he atrevido a traducir así the pedagogy delusion, pero quédense si lo prefieren con «engaño» o «ilusión». El delirio pedagógico es el conjunto de creencias y supuestos sobre lo que debería ocurrir en un aula, y se caracteriza por el rechazo de los datos, el autoengaño de la aceptación del mito educativo de turno, sin ninguna prueba y, en conclusión, «la afirmación de que la pedagogía es un fin en sí mismo y la creación de una cultura a menudo tóxica para los profesores, de una carga de trabajo insostenible».

Sería imposible sintetizar aquí todos los artículos fundamentales de este compendio de lectura obligada. Me centraré en dos que recomiendo en especial. En el primero de ellos, Daniel Muijs, de la Universidad de Southampton, y sus colaboradores detallan un modelo dinámico para la efectividad docente. El modelo incorpora diversos elementos clave: orientación a objetivos claros, estructuración de las sesiones con revisiones de lo ya aprendido, cuestionarios interactivos en clase, promoción del desarrollo y de la aplicación de modelos para resolver problemas entre los estudiantes, trabajo en grupos pequeños fomentando las interacciones constructivas entre alumnos y profesores, establecimiento de normas claras de conducta participativa y control específico del tiempo y, por último, mecanismos de evaluación basados al máximo en datos objetivos y cuantitativos, tanto para el análisis del progreso de los estudiantes como para el estudio de la propia praxis docente.

El segundo es un artículo de Julie Greenberg junto con otros dos investigadores, donde se justifican seis estrategias efectivas para la enseñanza, que conllevan la creación de actividades prácticas en el aula. En concreto: combinar gráficos con palabras; relacionar conceptos abstractos con representaciones específicas; plantear preguntas de sondeo en clase; alternar de manera repetida ejemplos resueltos con problemas que los alumnos deben resolver; distribuir la práctica de forma temporal y evaluar periódicamente para potenciar la retención.

Docentes, no estáis solos, aprovechad el acervo científico y el esfuerzo didáctico de Kirschner, Hendrick y Heal. En definitiva, ante la venta de humo del delirio pedagógico, encended el ventilador de la ciencia educativa.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.