Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2016
Neurociencia

Estimulación neuronal en casa

El entrenamiento neuronal en el hogar conquista el mercado: con ayuda de la retroalimentación neurológica y la estimulación eléctrica, podemos aumentar nuestra concentración, relajarnos y mejorar nuestro estado de ánimo, según los fabricantes.

El dispositivo de neurorretroalimentación «casera» se compone de un casco de encefalografía y un ordenador. La pantalla de la computadora muestra el grado de atención del usuario. [FLORIAN MERDES]

En síntesis

Con la neurorretroalimentación y la estimulación mediante corriente continua (ETCC), los investigadores pueden influir de diversas maneras en nuestro cerebro y estudiar su respuesta neuronal en relación con diversas capacidades cognitivas.

Desde hace unos dos años existen dispositivos de estimulación cerebral de uso doméstico. Sus fabricantes aseguran que pueden entrenar la capacidad de atención, concentración y relajación, pero subrayan que no se trata de un instrumento destinado a fines médicos.

Numerosos científicos se muestran escépticos sobre la efectividad de estos dispositivos. Dudan de que la neurorretroalimentación que practican personas inexpertas produzca algún efecto duradero. Respecto a la ETCC, advierten que existe la posibilidad de riesgos a largo plazo.

Atención, atención, atención. Repito la palabra mentalmente mientras sostengo la mirada fija sobre la barra gráfica que indica el nivel atencional en esos momentos. Con la fuerza de mi pensamiento intento prender fuego al tonel que aparece en la pantalla del ordenador. Cuanto más atento estoy, más rápido prende el barril.

La escena no sucede en un laboratorio ni corresponde a un experimento para analizar la capacidad cognitiva de los participantes. De hecho, cualquiera podría ponerse en mi lugar. Sentado cómodamente en el salón de casa, observo el monitor que registra mis ondas cerebrales gracias al casco de encefalografía que llevo encajado en la testa. El dispositivo, que la empresa estadounidense NeuroSky ha lanzado al mercado bajo el nombre MindWave, pesa 90 gramos y se compone de una pieza en forma de arco que se ajusta a la cabeza, un clip para la oreja y un sensor frontal que contiene los electrodos para el electroencefalograma. Según el fabricante, el casco registra las ondas cerebrales de distintas frecuencias que acontecen en los diversos estados de consciencia.

En los últimos años han aparecido en el mercado una serie de dispositivos que permiten, de forma sencilla y cómoda, acelerar la actividad del cerebro mediante la retroalimentación neuronal o la estimulación cerebral, según informan sus fabricantes. ¿Qué hay de cierto en esta incipiente moda tecnológica? ¿Producen dichos aparatos los efectos que prometen? ¿Qué riesgos y efectos secundarios produce?

El casco de encefalografía se basa en la neurorretroalimentación (neurofeedback). El principio es el siguiente: según el registro de las ondas del electroencefalograma, el usuario recibe una señal gráfica o acústica. Estas deben ayudarle a orientar su actividad cerebral en la dirección deseada para aumentar o disminuir la atención, ya que las ondas cerebrales dependen del estado de consciencia en cada momento. Desde el sueño profundo, pasando por la somnolencia o un estado de relajación, hasta una tensión psíquica, la frecuencia de las ondas va en aumento. Las ondas theta, con una frecuencia entre cuatro y ocho hercios, suceden en los estados de relajación profunda y en los sueños diurnos. Por el contrario, las ondas beta, que tienen una frecuencia entre 13 y 30 oscilaciones por segundo, acontecen cuando se presta atención y existe un estado de alerta mental.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.