La geometría de la superficie cortical humana contiene abundante información ancestral. En concreto, las circunvalaciones y los surcos de la corteza cerebral son las estructuras que aportan más datos. Investigadores de la Universidad de California en San Diego compararon las segmentaciones superficiales, los giros y surcos del cerebro de más de 500 jóvenes con su herencia genética.

Hallaron que los sujetos cuyos antepasados procedían de poblaciones primitivas norteamericanas presentaban curvaturas frontales y occipitales aplanadas. Los patrones anatómicos del cerebro de otros participantes situaban sus raíces en África Occidental, Asia Oriental o Europa.

Las imágenes muestran los prototipos corticales que Chun Chieh Fan y sus colaboradores determinaron para los linajes genéticos de estas cuatro partes del mundo. Las líneas de colores indican el contorno tridimensional de la corteza cerebral de los diferentes grupos de población, además de representar la dimensión espacial (longitudinal, sagital o transversal) hacia la que se han desplazado los vértices de los respectivos repliegues.

Los autores no encontraron ninguna relación entre la forma del cerebro de los probandos y sus respectivas capacidades cognitivas. En otras palabras, la geometría cerebral no tiene nada que ver con la inteligencia.

Fuente: «Modeling the 3D geometry of the cortical surface with genetic ancestry­». C. Fun et al., en Current Biology, vol. 25, n.o 15, págs. 1988-1992, 2015

INSTANT.jpg

 

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.