Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Mayo/Junio 2016Nº 78
Avances

Antropología

¿Qué nos hace humanos?

Un cerebro complejo, la creatividad y la cooperación caracterizan la evolución de nuestra especie, según los expertos.

Menear

La imagen en la pantalla de la sala de conferencias transporta al público a lugares y tiempos remotos. Muestra a dos niños y una madre que se abrazan; se trata de un triple entierro celebrado en las arenas de un desierto africano hace 7000 años. La primitiva escena, que recuerda el sentimiento de cuidado todavía vigente entre las personas, se enmarca dentro del simposio «¿Qué nos hace humanos?» que organizó el Laboratorio Europeo de Biología Molecular (EMBL) el pasado mes de septiembre. El evento aconteció en la sede del EMBL, sita en Heidelberg, a pocos kilómetros de donde se encontraron los restos de los primeros habitantes del género Homo en Europa. En este entorno tan propicio, paleontólogos, antropólogos y neurobiólogos internacionales se reunieron durante un día para responder una cuestión tan antigua como fascinante: ¿cómo es la naturaleza humana?

«Una pregunta sencilla, cuya respuesta resulta compleja», declaró Jean-Jacques Hublin, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig y encargado de abrir la ronda de conferencias. El antropólogo señaló que las presiones adaptativas moldearon el origen de la especie humana. En este sentido, destacó varios factores decisivos: un clima imprevisible y el propio azar. También explicó que nuestros ancestros afrontaron los retos ambientales mediante la construcción de herramientas, una dieta flexible y grandes dosis de cooperación social. Agustín Fuentes, antropólogo de la Universidad estadounidense de Notre Dame, quien también asistió a la conferencia, señaló asimismo el comportamiento colectivo como característica de la especie humana: somos los seres más cooperativos del reino animal. No obstante, según recordó, no siempre colaboramos de manera «amable»: «La guerra y la tecnología surgen de la misma capacidad de crear de forma colaborativa». Con todo, Fuentes rechaza la idea de que la violencia se halle programada­ de antemano en la naturaleza humana. Por el contrario, subrayó otra capacidad: la creatividad.

Pero sin las particularidades del cerebro humano, las innovaciones conductuales que marcaron nuestro devenir evolutivo hubiesen sido imposibles. Alain Prochiantz, embriólogo del Colegio de Francia, resumió las señas de identidad del cerebro humano y las causas moleculares que lo convierten en excepcional.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados