Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

¿Qué es la belleza?

La belleza es una realidad que participa de lo sensible y lo intelectual; se caracteriza por presentar una "universalidad subjetiva" y por vincular al sujeto y al objeto mostrando que están perfectamente adaptados entre sí, de lo cual se deriva.
A propósito del tiempo, san Agustín reconocía que, en el mismo momento en que se preguntaba por su naturaleza, la pregunta parecía carecer de respuesta, mientras que en ausencia de la pregunta, la intuición precategorial, intuitiva, que tenía le bastaba para manejarse. Igual sucede con la belleza. Quizá no separamos qué sea, pero la reconocemos en cuanto nos sale al paso.
Junto con la verdad y la bondad, la belleza es una de las grandes ideas platónicas. La verdad y la bondad no se confinan en los sentidos, sino que requieren de un ejercicio teórico o práctico. La belleza, en cambio, participa de lo sensible y de lo inteligible. En la antigüedad clásica, el conocimiento estético (de aísthesis) remitía al conocimiento obtenido a través de los sentidos, en contraste con el conocimiento eidético (de eídos), que deriva de la razón y el entendimiento. Esa ligazón de lo estético con lo sensible, sin renegar de lo inteligible, la subrayaba en el siglo xix Georg W. F. Hegel cuando declaraba que "la belleza es la manifestación sensible de la Idea", una síntesis perfecta de lo sensible y lo intelectual, que acontece de modo privilegiado, si no único, en el arte.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.