MARTIN MÜLLER

El procesamiento de información requiere energía. En concreto, nuestro cerebro consume, de manera semejante a un ordenador portátil, cerca de veinte julios por segundo. Hasta cuatro quintas partes de este aporte energético se emplean para la transmisión de señales. Una interacción compleja de reacciones químicas y ciclos metabólicos se encarga de que la energía esté disponible y que capacidades tan indispensables como pensar, sentir y actuar funcionen.

 

 

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.