Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Cuando las obras adquieren vida propia

Las pinturas de la artista Alexa Meade caminan, literalmente, junto a nosotros.

Alexa Meade también ha aplicado su arte sobre la propia piel, como en el autorretrato En el espejo, de 2016. [Alexa Meade]

La vida de Alexa Meade, artista de instalaciones estadounidense, se asemeja a la que la banda noruega A-ha exhibía en los años ochenta en el videoclip de su éxito musical Take on me: personas de carne y hueso se codeaban con figuras de trazo y papel. Como la imagen principal de este artículo (A), que muestra a la propia artista andando por la calle tras los pasos de dos de sus creaciones.

La imagen resulta un tanto extraña: parece normal, excepto por el llamativo contraste en blanco y negro de las dos figuras, que parecen surgidas de Planilandia gracias a los pinceles de Meade (B). Así, a pesar de las sombras que el sol proyecta sobre los modelos, como sucede con la propia Meade, el trabajo artístico oculta y aniquila esas señales de profundidad. Las creaciones de Meade proporcionan una información errónea a nuestro sistema visual y nos hacen creer que los actores tienen solo dos dimensiones, cuando sabemos que su universo es tridimensional.

Para conocer cómo ve esta imagen un niño, se la mostramos a nuestro hijo de 12 años y le preguntamos: «¿No te parece un cuadro?». Su respuesta nos hizo reír: «No, está claro que hay un filtro». Así pues, estas ilusiones confunden y deleitan incluso a los nativos de la era digital en la que vivimos. Pero para los científicos, las obras de Meade son relevantes para comprender cómo percibimos la profundidad en nuestro entorno visual.

Tu cuerpo es mi lienzo

Como explica Meade en una conferencia en línea patrocinada por la organización sin ánimo de lucro TED (por las siglas en inglés de «Tecnología, Entretenimiento y Diseño»), ella utiliza el cuerpo humano como lienzo. Este método lo ha aplicado, entre otras muchas de sus obras, sobre el cuerpo de Ariana Grande para crear el vídeo musical God is a woman («Dios es mujer») de la cantante. Meade pasa de dos a cinco días pintando los accesorios, las paredes y los suelos que formararán parte de un nuevo retrato. Seguidamente, dedica de una a cinco horas a pintar la ropa de su modelo. Por último, el modelo se pone la ropa y la artista acaba de maquillar su cara y piel con pintura.

La artista utilizó la misma técnica con el misionero Blake Kimbrough, a quien caracterizó como si de un personaje de un cuadro se tratara, con motivo de una exposición en 2010 en la galería Irvine Contemporary, en la ciudad de Washington (C).

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.