Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2019
Neuropsicología

Las funciones del hipocampo

Durante siglos, los neurocientíficos han investigado el papel de las distintas áreas cerebrales. Hoy, gracias a las bases de datos, elaboran detallados mapas funcionales de cada región, como en el caso del hipocampo.

Son muchos los investigadores que analizan las tareas de las distintas regiones cerebrales y que llegan a resultados muy diferentes. Así pues, ¿cuál es la función esencial de cada área? [Mente y Cerebro]

Al leer este artículo, su cerebro estará ocupado en multitud de tareas: su mirada sobrevolará el título, tal vez observe con mayor detenimiento la fotografía inicial y se plantee continuar leyendo o, quizá, tomar una taza de café. Incluso si se dispusiera a realizar otro tipo de actividad, pondrá en marcha una cascada de procesos mentales. Como neurocientíficos, tratamos de averiguar qué áreas de nuestro cerebro generan estos pen­samientos e intenciones.

En la actualidad sabemos que el encéfalo se organiza mediante áreas espaciales interconectadas a través de redes más o menos extensas. Sin embargo, todavía ignoramos cómo contribuye exactamente cada región a nuestra conducta.

En los últimos decenios, los neurocientíficos han aplicado métodos muy dispares para obtener más información. Uno de ellos es la revisión bibliográfica: ya que un solo equipo no puede investigar las funciones de cada una de las áreas del cerebro, recopila minuciosamente toda la información publicada en revistas científicas para averiguar qué han descubierto otros grupos sobre un tema concreto. En nuestro caso, nos centramos en el hipocampo.

Alojada en la parte profunda del cerebro, esta estructura a menudo se conoce sencillamente como «centro de la memoria». Pero la búsqueda bibliográfica revela que a esta región se le atribuye un abanico de funciones. Surgen términos como memoria autobiográfica, explícita o contextual, codificación, emociones, navegación espacial y pensamiento creativo, entre otros muchos.

Ahora bien, ¿es el hipocampo realmente responsable de todas esas capacidades? Sin duda, los investigadores encontraron estas relaciones en sus correspondientes trabajos, mas estos hallazgos no significan que dicha estructura se encargue de todas esas acciones. Como decíamos, a nosotros nos interesaba saber qué hace exactamente el hipocampo. Y vimos que averiguarlo no es una tarea fácil.

Este dilema se puede ilustrar con el siguiente ejemplo: imagínese que un grupo de investigadores examina todo lo que puede realizar un ordenador. Entre otras funciones, señalar los errores ortográficos o hacer de manera automática copias de seguridad de los datos. Otro equipo analiza el hardware del ordenador para entender su arquitectura, pero sin conocer sus funciones. Un tercer grupo junta los resultados de ambos equipos. ¿Se descubre de ese modo qué función lleva a cabo cada uno de los componentes del hardware? La respuesta es no, pues falta una pieza esencial del rompecabezas: el conocimiento sobre las funciones básicas que subyacen en las capacidades visibles para el usuario. ¿Y cómo se obtiene esa pieza del rompecabezas en el cerebro? O dicho de otro modo: ¿cómo sabemos las tareas que ejecuta una región cerebral? En primer lugar, necesitamos recopilar todos los datos sobre las propiedades que se le atribuyen.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

También te puede interesar

Revistas relacionadas

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.