Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2013
Neurociencia

Agenesia del cuerpo calloso

Las personas con agenesia del cuerpo calloso carecen de la principal conexión entre las dos mitades del cerebro. ¿Cuáles son las causas y consecuencias de esta malformación congénita?

GETTY IMAGES / ETHAN HILL

En síntesis

El cuerpo calloso conecta los hemisferios derecho e izquierdo del cerebro. En la agenesia del cuerpo calloso congénita, tal conexión falta durante el desarrollo embrionario.

Esta carencia deriva con frecuencia de alteraciones genéticas. No obstante, también puede deberse a factores ambientales.

La mayoría de los niños con agenesia del cuerpo calloso presentan algún retraso en el desarrollo. Aun así, su cerebro, al menos parcialmente, puede compensar las consecuencias de la malformación.

Ingrid y David están exultantes. Esperan su primer hijo. Con todo afán, preparan la llegada del pequeño Leo: disponen el dormitorio, compran el cochecito, la cuna y las primeras piezas de ropa. Sin embargo, una noticia por parte del médico interrumpe la idílica situación. En un control rutinario, el ginecólogo de Ingrid comunica a los futuros padres que en la ecografía se observa un desarrollo anormal del cerebro del feto. Pronto se confirman las sospechas: el niño presenta una agenesia del cuerpo calloso. Dicho en palabras menos técnicas, carece de la principal conexión entre las dos mitades del cerebro.

Ante la pregunta de qué supone el diagnóstico para su hijo, el médico no puede dar a la pareja una información definitiva. Tal vez Leo sufra graves mermas intelectuales, pero también cabe la posibilidad de que no presente ningún síntoma; incluso algunas personas con agenesia del cuerpo calloso manifiestan un talento extraordinario. Uno de estos casos alcanzó fama internacional. Kim Peek (1951-2009), de memoria excepcional y rasgos de autismo, inspiró el personaje de Raymond Babbitt, que interpretó el actor Dustin Hoffman en el exitoso largometraje Rain Man.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.