Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

JEAN LIVET, JEFF W. LICHTMAN Y JOSHUA R. SANES, CENTRO DE NEUROCIENCIAS DE LA UNIVERSIDAD HARVARD, CORTESÍA DE JEAN LIVET

¿Nematodos de colores? ¿Una madeja colorida de cables? Ni por asomo. La imagen muestra un fascículo de prolongaciones de neuronas (axones) en el cerebro de un ratón. Estas extensiones se expanden junto con otros muchos axones desde el tronco encefálico hasta los ojos, cuyos movimientos coordinan. Las fibras nerviosas aparecen aquí en vivos colores porque los investigadores han tratado el genoma de las células del cerebro de un roedor con la técnica de cerebroiridiscencia (brainbow). Cada célula nerviosa aparece bajo el microscopio en una combinación de rojo, amarillo y azul. Este método de neuroimagen, desarrollado en 2007, revolucionó en su día la investigación del conexionado cerebral, ya que permite distinguir mediante colores las neuronas individuales.

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.