Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2013
Aprendizaje

Las ventajas de escribir a mano

Cada vez más, el teclado desplaza al bolígrafo y al papel en nuestro día a día. ¿Un avance o un retroceso? Según las investigaciones, manuscribir aviva la creatividad y refuerza la memoria.

MORGUEFILE / ALVIMANN

En síntesis

Los ordenadores y los teléfonos inteligentes han contribuido a que la escritura a mano ocupe un lugar secundario en el día a día.

Sin embargo, los estudios revelan que el aprendizaje de la escritura con bolígrafo y papel resulta beneficioso.

Por lo general, recordamos mejor la información cuando la hemos manuscrito que si la tecleamos.

Usted, ¿práctica todavía el hábito de escribir a mano? En la actualidad, el ordenador protagoniza la rutina laboral de numerosas personas y, con ello, antepone el uso del teclado. Pero no solo en el trabajo. También se acostumbran a plasmar los pensamientos o las ideas tecleando (notas en blogs, comentarios en páginas web, mensajes en twitter, etcétera). Incluso la firma, antaño prueba de la propia identidad, se ha convertido desde hace tiempo en una presentación digital o un PIN. Sin embargo, los niños aprenden aún hoy a escribir sus primeras letras a mano alzada. ¿Una costumbre ya desfasada?

En algunas escuelas de Estados Unidos y de Alemania se ha reconocido esta evolución social y cultural. De hecho, la escritura a mano ya no figura en su plan de estudios. Los alumnos aprenden desde un buen principio el alfabeto tal y como aparece en los periódicos o en el monitor de un ordenador: letras de imprenta separadas y sin florituras.

Según los defensores del proyecto, este tipo de enseñanza facilita a los niños el aprendizaje de la escritura y favorece la legibilidad de su caligrafía. No obstante, tales bondades del método carecen de demostración científica. Por el contrario, se estima una desventaja para estos escolares: a la hora de descifrar la caligrafía con letra ligada, las pizarras de algunos profesores de instituto les deberán parecer auténticos jeroglíficos.

Si se acabase con la caligrafía de una vez por todas, ¿nos encontraríamos ante el fin de la escritura a mano? Según algunos estudios, ello podría resultar un inconveniente. Al parecer, el hecho de manuscribir los pensamientos beneficia corporal y mentalmente.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.