Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Quemarse por el trabajo

El burnout surge de la exposición crónica a un estrés laboral persistente.

© Fotolia / Bertold Werkmann

El burnout o síndrome de quemarse por el trabajo (SQT) constituye uno de los riesgos psicosociales más importantes que pueden ocurrir en individuos normales. Es la respuesta del sujeto al estrés derivado de su interacción permanente con determinadas condiciones laborales y que se hace incontrolable porque las estrategias de afrontamiento empleadas por la persona (estrategias activas o de evitación) no son eficaces para reducir el estrés.

Ese proceso progresivo de inadaptación laboral puede tener resultados negativos para la salud física y mental del sujeto, así como para la calidad del servicio que pretende dar la empresa.

En los años setenta comenzó a estudiarse el burnout como fenómeno psicológico. Freudenberger lo asociaba al excesivo esfuerzo de los sujetos ante el estrés laboral, que les llevaba al agotamiento y a la desmotivación, hasta el punto de ser agresivos con sus pacientes. Para Maslach, constituía una retirada emocional y desinterés cínico empleado por numerosos trabajadores.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.